Alcalde abordó proceso de reconstrucción en la zona costera de Licantén

0
603
El enrocado se ha instalado para proteger los sectores en que el tsunami arrasó y destruyó las viviendas situadas en el borde de la playa.

Restablecida la vida cotidiana. “No tengo nada pendiente en materia de reconstrucción, lo que se trata por esa vía de esos fondos, sí está todo realizado”, dijo.

LICANTÉN. El 27 de febrero de 2010, a las 3:34 de la madrugada, la zona central y sur de Chile fue estremecida por un mega terremoto de 8.8 en la escala de Richter, que desató un posterior tsunami en los sectores costeros de las regiones afectadas.
Hoy se cumplen 13 años desde el segundo sismo más fuerte en la historia de nuestro país y uno de los diez más fuertes registrados a nivel mundial. Solo ha sido superado por el terremoto de Valdivia de 1960, cuya intensidad fue de 9.5 Richter. El movimiento telúrico y posterior tsunami, que permaneció por dos minutos y 45 segundos y de acuerdo a las cifras oficiales, dejó 521 víctimas fatales, 52 desaparecidos y cerca de dos millones de personas damnificadas. A lo largo del país, el terremoto afectó a 230 comunas, dejó 370 mil hogares afectados, 133 hospitales y seis mil 168 establecimientos educacionales dañados, por lo que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo debió invertir 52 mil 568 millones en reconstrucción.

REPASO
El 27/F mostró que las catástrofes naturales no solo dañan edificaciones, demostró que la naturaleza puede destruir pueblos y ciudades, como ocurrió en el litoral costero de nuestra provincia. El terremoto reveló la fragilidad del país en materia sísmica, la poca cultura de la sociedad y la ineficacia de las autoridades nacionales para alertar sobre la catástrofe.
Para conocer en qué situación se encuentra nuestro borde costero de la provincia de Curicó, específicamente la comuna de Licantén, que tiene en su territorio, poblados costeros como La Pesca, Iloca y Duao, dedicados preferentemente a la pesca artesanal, al comercio, turismo y la agricultura de subsistencia, diario La Prensa conversó con el alcalde Marcelo Fernández. Al ser consultado por el estado en que se encuentra su comuna en materia de reconstrucción, dijo “no tengo nada pendiente en materia de reconstrucción, lo que se trata por esa vía de esos fondos, sí está todo realizado. Tenemos proyectos, obras que estamos trabajando no por vía de la reconstrucción, son distintos fondos para mejorar la propuesta y en cuanto al porcentaje alcanzado en el restablecimiento de los servicios el 100%, porque el Retén de Carabineros se destruyó, se construyó uno nuevo, la escuela se destruyó, se construyó una nueva, casas que se vieron afectadas, se construyó una Villa (Rayen Quitral), las vías de las calles se levantaron, entonces desde el punto de vista de la reconstrucción del daño que se produjo, sí se llegó al cien por ciento”, cerró la autoridad.

OBRAS PENDIENTES
Cabe hacer presente que si bien se han restablecido todos los servicios básicos en la costa de Curicó, aún quedan temas pendientes por resolver y en ese contexto la autoridad comunal manifestó, “lo que no está aún al cien son iconos de construcciones que fueron dañadas, por ejemplo la ex escuela de Iloca, donde el servicio de educación fue resuelto con la donación de la nueva escuela, pero la infraestructura que quedó dañada producto del tsunami, hasta ahora permanecen los restos y que estamos trabajando para efecto de ir mejorando la propuesta de acuerdo a los daños que aún están visibles. En este sentido nos queda algo por hacer, que lo estamos trabajando y esperamos prontamente darle solución, no de los servicios que quedaron dañados, sino propuestas de infraestructura que las vamos a transformar en otra cosa”, afirmó la autoridad.
Un proceso de reconstrucción es una tarea de planificación y reorganización, donde se requiere mejorar las leyes y planes con inversiones a largo plazo, tal es el caso que planteó el alcalde, Marcelo Fernández, que desde que asumió ha vivido el proceso de restauración , donde se han logrado materializar la totalidad de los servicios con aporte, tanto de sectores privados como también de orden público. Por ahora solo resta concretar y mejorar lo que ya se ha realizado para dar por concluida la tarea.