Detectan graves irregularidades e incumplimientos en faenas agrícolas

0
724

Fiscalización. Se desarrollaron en el sector urbano de la comuna de Pelarco, así como en lugares cercanos a faenas agrícolas, donde quedaron en evidencia las irregularidades. 

PELARCO.  A raíz de una serie de antecedentes sobre irregularidades en su documentación, la falta de contratos de trabajo incluso la existencia de deplorables lugares donde pernoctar, la Seremi del Trabajo, realizó una fiscalización en terreno a objeto de establecer la veracidad de las denuncias que afectan principalmente a extranjeros.

Se trata de una acción denominada “Fiscalización de trabajadores de población migrante, en el marco del plan nacional sobre trabajadores agrícolas de temporada”.

Hubo dos puntos estratégicos para la actividad: el sector urbano de la comuna y la localidad de Huencuecho. Ahí se fiscalizaron vehículos que transportan trabajadores agrícolas y viviendas, utilizadas como lugares donde viven las personas migrantes que trabajan en el campo. El objetivo era recabar antecedentes de contratos, listas de asistencias y documentación de cada persona. Además, visita a predios para ver las condiciones de higiene y seguridad.

“ENCONTRAMOS MALAS CONDICIONES”

“La idea como Ministerio es siempre estar en terreno. Encontramos malas condiciones, extranjeros sin documentos nacionales, también sin contratos de trabajo. Nosotros ahora pediremos los antecedentes a los dueños de predios donde trabajan esas personas, si no cumplen con las exigencias arriesgarán penas legales, que corresponden a sanciones y multas”, expresó la seremi del Trabajo y Previsión Social, Maribel Torrealba.

En el operativo, se encontraron a cinco personas, de nacionalidad boliviana, sin documentación. Un problema que se arrastra de hace semanas, según contó Bernardo Vásquez, alcalde de Pelarco. “Hay muchos migrantes en nuestra comuna, cerca de 300 bolivianos trabajando en diferentes partes y en condiciones inhumanas. Por eso es importante que quienes contraten, lo hagan de forma legal, para que ellos puedan trabajar dignamente”.

También, la fiscalización arrojó vehículos de transporte incumpliendo la normativa 20, que exige minibuses que tengan menos de 18 años, buses con antigüedad máxima de 22 años, letreros que se identifiquen como vehículos de traslado de trabajadores de temporada y con la respectiva licencia de parte de los conductores. 

“Hemos suspendido a tres conductores, por no tener licencia de conducir apropiada para este tipo de funciones. Además, había un móvil con más de 22 años. Por lo tanto, estaban incumpliendo normativas básicas”, manifestó Félix Fuentes, director (s) de la Dirección del Trabajo del Maule.

DIGNIDAD

Otra gran irregularidad detectada fue un lugar donde más de 20 hombres y mujeres migrantes viven mientras trabajan en predios agrícolas de Pelarco. Piezas sin un mínimo de espacios, galpones usados como habitaciones y problemas de salud, algo tan relevante para la dignidad y derechos mínimo de todas las personas. “Nos hemos dado cuenta que efectivamente las condiciones que viven, se alimentan y duermen son infrahumanas. Por eso oficiaremos a la Seremi de Salud para que vengan a ser parte de nuevas fiscalizaciones”, dijo Maribel Torrealba, Seremi del Trabajo y Previsión Social.