Profesional con discapacidad venció todas las adversidades y llegó a la cima del Cerro Traluñé

0
341
Doblegando a los obstáculos del destino, Cristian Contreras pudo llegar hasta la cúspide del famoso cerro de la precordillera molinense.

Se trata de Cristian Contreras. Recorrió los 5,7 km del trayecto en el “Desafío Traluñé”, actividad de ecoturismo organizada por el municipio de Molina y en el que otros 70 aventureros dijeron presente.

MOLINA. Una verdadera historia de superación personal, comunión con la naturaleza y cuidado del entorno vivieron los más de 70 valientes que se atrevieron a participar del “Desafío Traluñé”.

Se trató del retorno de los ascensos guiados hacia los cerros de la pre-cordillera molinense por parte del equipo municipal, destacando en esta oportunidad la inclusión de personas en situación de discapacidad que recorrieron los 5,7 km de la ruta hacia la cúspide.

“Nada es imposible”, se repetían muchos al ver cómo uno de los participantes, pese a presentar movilidad reducida, logró cumplir el sueño de llegar hasta la cima y contemplar la majestuosa vista panorámica que la montaña ofrece hacia las comunas de la provincia de Curicó estando a más de mil metros de altura.

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Para Cristian Contreras, quien padece mucopolisacaridosis y ejerce su práctica de Trabajo Social en el municipio, se trató de un viaje simplemente inolvidable. “Cuando me invitaron, pensé que era una broma”, reconoció el joven, quien emprendió desde temprano el rumbo por la indómita naturaleza junto a sus guías, desplazándose en un carro especialmente adaptado.

Para asombro de muchos, los obstáculos del camino no fueron impedimento y la fuerza de voluntad se impuso por sobre las vicisitudes del destino. “Fue emocionante, nunca pensé que iba a subir el Traluñé y me gustó, fue una experiencia muy bonita e inclusiva”, dijo tras llegar a la cumbre, concluyendo con un rotundo “nada es imposible”.

TRABAJO EN EQUIPO

Otro de los aspectos que destacaron los aventureros fue la importancia del trabajo en equipo para llegar a la meta y luego regresar a la ciudad. Para Luis Navarro, habitante de Buena Paz, fue “una experiencia enriquecedora en el aspecto físico y la subida de Cristian en la silla fue emocionante. El remate fue la llegada de personas de más de 70 años, es algo que me marcó y es un ejemplo para los que vienen detrás”.

Por otro lado, como muestra del ecoturismo que se viene practicando durante los últimos años en el lugar, los participantes realizaron limpieza de varios sectores a medida que iban avanzando por la ruta. Junto a ello, los guías del equipo municipal iban educando sobre la flora y fauna nativa a los entusiastas exploradores. Incluso, los guardaparques de Conaf hicieron lo propio informando sobre cómo reaccionar ante focos de fuego para prevenir incendios forestales.

Como un aventurero más, la propia alcaldesa Priscilla Castillo completó el recorrido y calificó la experiencia como “un maravilloso reto, fue emocionante ver a Cristian llegar a la meta, porque fueron 1.200 metros de altura los que subimos y el trabajo en equipo que hicimos fue fundamental. Están todos invitados a poder realizarlo, porque tenemos el espacio, una naturaleza preciosa para disfrutar entre todos, se sale de la rutina y se comparte con otras personas; así que es una experiencia inolvidable”.

Cabe destacar que en octubre se efectuará la segunda travesía: el “Desafío Fraile”, donde los exploradores podrán conocer el cerro que debe su nombre debido al parecido de su cúspide con la calva de un monje. Por lo mismo, próximamente se dará a conocer la fecha de inscripciones.