Realizaron en Talca estudio que busca poner en la agenda pública que “no pasar frío sea un derecho”

0
649

Conclusiones. Los métodos más utilizados por la población talquina para enfrentar las bajas temperaturas, son consumir alimentos calientes (86%), invertir en calefacción (62,4%) y dormir más (58%). En tanto un 82,4% opina que la calefacción ecológica, segura y eficiente, solo está al alcance de las clases acomodadas.

 

Talca.“¿Cómo enfrentamos el frío? Una mirada desde Talca”, fue el nombre de la investigación que realizó en la capital regional el Centro de Estudios Contextus Ltda., en conjunto con la Corporación Ciudadana y Fundación Tralkan, dos instituciones privadas y autónomas del Maule, que orientan su quehacer en impulsar y gestionar acciones que promuevan el diálogo ciudadano.

“Enfrentar las bajas temperaturas es un golpe a los ingresos; cada invierno, el frío afecta negativamente el gasto familiar. Asimismo, el frío reduce la movilidad, la concentración, el peso corporal y provoca una serie de daños a nuestra salud física y mental. Por otra parte, la contaminación ambiental aumenta ante el uso de calefacción fuera de norma, pero la prioridad es hacer frente al frío. Igualmente las heladas se cuelan por ventanas y muros de casas, negocios, fábricas y establecimientos, que estructuralmente no son capaces de aislarlo”, aseveró el director de Contextus Ltda., Ernesto Reinoso, al dar a conocer los objetivos y conclusiones del estudio.

En tal sentido, Reinoso enfatizó que “este estudio nace desde la urgencia de poner en la agenda pública que, ‘No pasar frío sea un derecho’ y la necesidad de contar con planes y medidas de apoyo, desde el ámbito público, para convivir con el frío en perspectiva de la protección de la salud de las personas, con enfoque de acceso a una vivienda digna y un ambiente libre de contaminación”, remarcando que la actual situación de pandemia ha perjudicado la economía de la población talquina, por tanto, la decisión de cómo enfrentar el frío se ha complicado más.

 

CONCLUSIONES

De acuerdo a las conclusiones del estudio, efectuado durante 28 días del mes de junio a través de encuestas telefónicas a dos mil personas mayores de 18 años, es posible reconocer que un 90,4% de personas encuestadas (sumatoria de las alternativas “sí, de manera importante” y “sí, de manera leve”), afirma que los gastos básicos en su hogar aumentan durante el invierno.

Así también, un 69,2% afirma presentar enfermedades respiratorias en el invierno, lo que dice relación con que un 68,8% (sumatoria de las categorías “muy fría” y “fría”) que postula que la sensación térmica en su hogar no es agradable durante el invierno sin calefacción; un 42% afirma que ha tenido dificultades para realizar alguna actividad dentro del hogar debido a las bajas temperaturas y un 38,8%, dice haber tenido dificultades para realizar alguna actividad en su lugar de estudio o trabajo debido al frío.

En relación a las formas de calefacción más utilizadas en Talca, se ubica en primera preferencia la estufa a gas licuado (54,4%), seguida de la estufa eléctrica (48,8%) y en tercera preferencia, la estufa a parafina (31,6%).

Los métodos más utilizados por la población talquina para enfrentar las bajas temperaturas son: consumir alimentos calientes (86%), invertir en calefacción (62,4%) y dormir más (58%).

Los síntomas más experimentados durante el invierno son problemas de salud (71,6%), disminución en la capacidad física (54%) y estrés (46,4%).

Un 98,8% (sumatoria de las categorías “muy de acuerdo” y “de acuerdo”), afirma que empleadores deberían proporcionar condiciones laborales que garanticen un confort térmico durante las jornadas de trabajo y un 82,4% (sumatoria de categorías “muy de acuerdo” y “de acuerdo”), opina que la calefacción ecológica, segura y eficiente, solo está al alcance de las clases acomodadas.