Menor convocatoria tuvo tradicional paseo al cerro Condell

0
8536
Geraldine Reyes expresó sentir nostalgia de los años en que no había restricciones para concurrir al área verde.

Detalle. Este año se incorporó una nueva logística, que hizo que menos personas subieran al área verde.

CURICÓ. Una convocatoria menor a la de años anteriores fue la que concurrió al cerro Condell de esta comuna. Esto debido a que hubo un proceso de inscripción en la página web del municipio curicano y algunas limitaciones para la realización de un asado. Es tradición que todos años para Fiestas Patrias, particularmente el día 19 de septiembre, un número importante de personas visite esta área verde para disfrutar de una comida en familia y para que también los niños aprovechen de elevar volantines. Este año, a diferencia de fechas anteriores prepandemia, el municipio convocó a la comunidad a inscribirse en su página web. Esto hizo que se redujera el número de visitantes al área verde. A esto se agregaron algunas restricciones, dentro de las cuales estuvo la realización de asados solo en zonas autorizadas y las personas podían ingresar con parrillas, siempre y cuando estas tuvieran base para el carbón. Junto con esto, los quinchos estaban destinados para el uso familiar, no pudiendo realizar eventos con equipos de sonido que generaran molestia al resto de la comunidad.

Eduardo Leyton valoró el orden que existe en el cerro Condell, lo que da tranquilidad a los visitantes.

NOSTALGIA
A algunos les parecieron bien estas restricciones y, otros, expresaron sentir nostalgia de épocas anteriores donde todos podían subir al cerro sin limitación alguna. “Siempre he venido a esta área verde. Recuerdo que nos veníamos temprano con mi familia para encontrar el mejor sitio. Con los años, se ha ido ordenando este lugar, lo que me parece bien”,  indico Eduardo Leyton, quien añadió que concurrir a esta área verde forma parte de las tradiciones de ser curicano. “Viniendo tantos años, conozco a un número importante de los visitantes. De hecho, uno se encuentra con curicanos que han estado repartidos por el mundo y, que en esta fecha, retornan a Curicó”, planteó. En tanto, Geraldine Reyes expresó extrañar aquella época en que las familias concurrían masivamente al cerro y alguno de sus integrantes, guardaba la mejor ubicación. “Vengo desde muy chica a este lugar y me encanta. Veníamos muy temprano con mi familia y tengo muchos recuerdos de esa época”, señaló. En cuanto a las restricciones implementadas este año, la joven se mostró de acuerdo, pero también reconoció echar de menos aquellas tradiciones que ya no están. “Es bueno porque se evitan ciertos conflictos. Hay más tranquilidad para las familias”, concluyó Reyes.

La presencia de guardias municipales contribuyó a dar tranquilidad a este sitio de
esparcimiento.