Jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Regional: “Los niños menores de cinco años están con riesgo vital”

0
821
Mónica Donoso, jefa de Pediatría del Hospital Regional de Talca, dio cuenta de la complicada situación en que se encuentra la red asistencial del Maule.

Crítica situación. Doctora Mónica Donoso indicó que el principal centro hospitalario del Maule se ha esmerado en reconvertir camas para responder ante la creciente demanda de atención por enfermedades respiratorias

TALCA. “Los niños menores de cinco años están con riesgo vital”. Con estas palabras, la doctora Mónica Donoso, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Regional de Talca, dio cuenta del peligro de contagio de enfermedades respiratorias en que se encuentra la población infantil. “No están con ninguna defensa para los virus que estamos presentando estos años, por lo tanto son de muy alto riesgo”, agregó la profesional.
El virus más peligroso en estos momentos es el sincicial respiratorio, pero también están circulando los virus de influenza y parainfluenza, entre otros.
El escenario actual es altamente preocupante ya que la red asistencial pública se encuentra con poca capacidad de respuesta. Al cierre de esta edición y entendiendo que se trata de un proceso, las camas UCI pediátricas estaban 100% ocupadas, mientras que en las camas UTI pediátricas había cuatro disponibles y en las medias pediátricas, nueve desocupadas.
El futuro inmediato no se ve más alentador. “Pensamos que al menos durante dos semanas más, esto va a seguir empeorando y ya estamos casi sobre la capacidad regional, así que los niños en las casas, nada de supermercados, ni de cumpleaños, ni de jardín infantil”, dijo Mónica Donoso, explicando que “este año la epidemia no se ha comportado como en años anteriores, porque el peak de mayor cantidad de hospitalizaciones, aparte de ser más alto, está siendo más prolongado”.
La preocupación de la red hospitalaria está centrada en no aumentar el número de víctimas a raíz de estos contagios y que a nivel nacional ya alcanza los seis lactantes fallecidos.

ESFUERZOS
En el Hospital Regional de Talca y en el resto de los hospitales del Maule se han hecho esfuerzos para enfrentar esta crisis. En la capital regional se aumentaron los cupos de 4 a 6 cupos UTI, luego se creció a ocho y finalmente a 12 cupos UTI en el servicio de pediatría básica.
También se abrieron cuatro camas UCI más y desde el viernes se convirtieron 11 UTI adultos en UTI pediátrica, las que inicialmente eran para niños mayores, pero que -dijo- “estamos tratando de reclutar pediatras para transformarlos para niños más pequeños porque en realidad los menores de cinco años son los que están más complicados”. Además, hace un mes se suspendieron las cirugías electivas quirúrgicas. “A pesar de eso, las camas se han hecho insuficientes”, enfatizó. La jefa de Pediatría indicó que “tenemos niños con otros cuadros que requieren hospitalización más los niños con enfermedades respiratorias y eso tiene sobrepasado el sistema, la capacidad hospitalaria, estamos trabajando al máximo”.

PREVENCIÓN
La médico insistió en la importancia de prevenir los contagios y para ello entregó una serie de recomendaciones. Los que vivan con niños menores de cinco años, que utilicen mascarillas en cualquier espacio público. También lavarse las manos al llegar al hogar. Los que tengan hijos mayores y en casa niños menores de cinco años, no los manden al colegio y si los envían, que usen mascarillas.
Además, señaló que las personas deben acudir a las urgencias solo en los casos en que los niños realmente necesitan, por ejemplo que los noten con dificultades para respirar, que tengan retracción entre las costillas, que los labios se vean azulados, o muy pálidos, que tengan dificultades para alimentarse. Y en el caso de los niños menores de tres meses, si presentan fiebre sobre 38, deben acudir al servicio de urgencia, sobre todo los recién nacidos.
En primera instancia, deben acudir a los SAR, los servicios de urgencia de los consultorios. “El Hospital Regional es el de mayor complejidad del Maule, por lo tanto llegan los pacientes graves derivados de toda la región y eso significa que la demora para la atención de los pacientes de menor gravedad puede ser de 12 horas o más, además del riesgo de contagiarse otros virus en la sala de espera”, afirmó.