Diligencia clave para esclarecer atropello de militar en Curicó

0
4308

Dudas. Se analizó la luminosidad, reflectabilidad y visibilidad que había a la hora del accidente que terminó con uniformado gravemente herido y con sus dos piernas amputadas.

Curicó. Poco a poco avanza la investigación para determinar las responsabilidades del accidente registrado hace una semana en el sector Zapallar, en plena cuarentena y en horario de toque de queda, y que terminó con el cabo del Ejército Brayan Castillo gravemente herido, quien posteriormente sufrió la amputación de sus dos piernas.

La noche del jueves pasado se llevó a cabo una diligencia importante en el sitio del suceso, la cual fue explicada por el fiscal jefe de Curicó, Miguel Gajardo. 

“Se ha pedido que concurran los vehículos involucrados en los hechos, junto con personal de la SIAT de Talca y también con los funcionarios militares que estuvieron acá en el lugar, a fin de poder analizar las situaciones de luminosidad, reflectabilidad y visibilidad que existían a la misma hora de la ocurrencia de los hechos”, apuntó.  

El persecutor agregó que “esperamos que de estas diligencias salgan elementos importantes, para poder completar las investigaciones que hasta el momento hemos realizado”. 

El profesional puntualizó que no se trataba de una reconstitución de escena, pues para “hacer esa diligencia se necesita las versiones de todos los involucrados y en este caso no hemos tenido todavía la versión del lesionado, ya que por su situación médica no ha podido tomarse esa declaración”.

INOCENCIA

El abogado Cristian Merino, quien representa a la conductora particular que impactó al militar, Nicoled Orellana Vidal, señaló que la responsabilidad en el accidente recae en una imprudencia grave del personal del Ejército que se encontraba fiscalizando, pues estaban literalmente camuflados en el lugar. 

“Ella se vio enfrentada a un convoy militar que se encontraba emplazado en plena calzada, que no tenía las luces de emergencia y que tampoco era una zona habilitada para efectuar el control por toque de queda porque no había conos y los militares tampoco usaban chalecos reflectantes que pudieran advertir su presencia”, indicó.

El profesional dijo que la mujer “está muy afectada emocionalmente y empatiza con el dolor de la víctima. Nadie se levanta pensando en que va a tener un accidente con las dramáticas consecuencias que éste tuvo”. 

No hay que olvidar que la mujer y el conductor del vehículo del Ejército se encuentran formalizados por cuasidelito de lesiones graves gravísimas.