Carabineros gestiona reencuentro familiar en Cauquenes

0
348

Tras 65 años. Pese a los escasos antecedentes que se manejaban, Carabineros de la Cuarta Comisaría de Cauquenes, desarrollaron diversas estrategias investigativas, hasta dar con el paradero de una mujer de 86 años. 

CAUQUENES. Carabineros comunitarios de la Cuarta Comisaría de Cauquenes, permitieron concretar un reencuentro familiar, tras nada más ni nada menos que 65 años. La siguiente es su génesis: a través de redes sociales la cabo primero Yennifer Rebolledo Muñoz detectó que una mujer llamada Teresa de 41 años, con residencia en la comuna de Maule, buscaba a su abuela, quien al parecer estaría en la ciudad de Cauquenes. El motor de esta iniciativa, era que su madre Rosa Ester junto a sus tíos Isidro y Margarita, se reencontrarán con su madre. Debido a ello, se realizaron las respectivas gestiones. Pese a los escasos antecedentes que se manejaban, se desarrollaron diversas estrategias investigativas con el propósito de cooperar en esta búsqueda, logrando dar con el paradero de la señora Luz de 86 años, quien se encontraba en un hogar de la ciudad.

COORDINACIÓN
Es por ello, que se coordinó el reencuentro para horas de la mañana del pasado miércoles en dependencias de la Cuarta Comisaría de Cauquenes, con un sello de emotividad, lo cual se vio reflejado en un abrazo repleto de cariño, en el que una familia se reencontró, ya que por cosas del destino habían perdido contacto. En definitiva, gracias a labor generada por Carabineros se encontraron, para retomar el vínculo e intentar rescatar los años que ya se fueron y aprovechar el tiempo.
La familia agradeció el trabajo efectuado por el personal policial, valorando cada uno de los gestos y la preocupación constante en cada detalle, para hacer del citado día, un momento especial.
Una vez más, Carabineros agradece la confianza brindada por la ciudadanía al depositar su entera confianza y entregar la oportunidad de ser parte de momentos tan significativo en sus vidas, basados en anhelos y esperanzas.

El momento tuvo un sello de emotividad, lo cual se vio reflejado en un abrazo repleto de cariño, en el que una familia se reencontró. Por cosas del destino, habían perdido contacto.