Club Deportivo Sargento Daniel Rebolledo ahora cuenta con iluminación en su estadio

0
778
Así luce ahora el estadio del club Daniel Rebolledo, con el sistema de iluminación recién inaugurado.

Modernidad. Proyecto favorece además al Club Arturo Prat y la Escuela de Fútbol Municipal que también utilizan la cancha para entrenar.

TALCA. El Club Deportivo Sargento Daniel Rebolledo de Talca, ahora cuenta con iluminación en su estadio, beneficiando con ello a alrededor de dos mil personas, entre socios, deportistas y simpatizantes. El recinto ubicado en calle 10 Oriente, 12 Sur s/n, es uno de los tres estadios beneficiados con proyectos de luminarias, elaborado por la Municipalidad de Talca y financiado por el Gobierno Regional del Maule. La semana pasada se inauguró un proyecto similar en la cancha del Club Sudamérica.
Pero la ejecución de esta iniciativa de iluminación en el estadio de Daniel Rebolledo, no solo favorece a este club con 54 años de historia, sino que también al club Arturo Prat, con 63 años, que ocupa la cancha para entrenamientos, y a la Escuela de Fútbol Municipal, de integración social, reuniendo niños y adolescentes entre ocho y 17 años los días martes y jueves, y funcionando todo el año a excepción de la temporada de verano.
En detalle, se invirtieron 98 millones 595 mil pesos para garantizar el suministro, montaje y conexión de un generador con caseta, tablero de distribución de alumbrado, canalización y cámaras, más cuatro torres de iluminación de 16,5 metros y 8 proyectores Led de 750 Watts por torre.

Felices están en el club Daniel Rebolledo con el sistema de iluminación que ahora les permitirá jugar de noche.

FUNDAMENTOS
Entrenar de manera segura tanto de día como de noche y, recuperar los espacios públicos/deportivos para alejar a los jóvenes y niños del flagelo de las drogas y el alcohol, fueron parte de los fundamentos para llevar a cabo el proyecto.
En la ocasión, el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, explicó que “esto permite no solamente que niños, jóvenes y adultos practiquen de mejor manera el fútbol, sino que lo realicen en verano, pero como con calor en el día es imposible, ahora lo pueden realizar en las noches. Este es un gran logro conseguido por el trabajo, perseverancia, motivación y compromiso por todos los vecinos y vecinas de esta comunidad”.
Por su parte la gobernadora regional, Cristina Bravo, indicó que “hace unos años atrás, el alcalde nos pidió que contribuyéramos desde el Gobierno Regional a la iluminación de estas canchas y recuperar los espacios públicos que hacen tanto bien a la comunidad, y que son de nuestros niños, jóvenes y adultos mayores y aquí hay varias generaciones en estos clubes deportivos y estamos reforzando el compromiso de trabajar para ellos”. De esta manera, el espacio remozado queda listo y dispuesto para los próximos partidos y actividades a realizarse, como el fútbol competitivo de la villa San Agustín y a fines de febrero para retomar las escuelas de fútbol.

VALORACIÓN
En la oportunidad, el presidente del club Sargento Rebolledo, Manuel Quevedo, manifestó que “ni el más optimista, nunca pensamos que podríamos tener esto. Esto es muy bueno para la comunidad, ya van más de 100 alumnos de la escuelita Daniel Rebolledo que practican en esta cancha con apoyo del club. Hay que seguir manteniéndola, y en eso soy majadero porque quiero que cuiden la cancha, no quiero que pasen unos días y la destrocen, porque al repararla ya nunca quedan igual”. En tanto, el presidente del club Arturo Prat, Miguel Saldías, afirmó que “empecé a los ocho años jugando aquí, en cancha de tierra, ahora es sintética y, además con luz, qué más voy a pedir. Nadie jamás se imaginó lo hermoso que quedaría, ahora tenemos que cuidarlo todos, no solo los dirigentes, sino que todos los vecinos, porque le dio un lujo a la población”. Ambos clubes han sido semilleros de varios jugadores profesionales, entre los que destacan por Sargento Rebolledo: Juan Covarrubias y Manuel Avendaño, mientras que, por el club Arturo Prat figuran, Luis “Chanchita” Briones, Mario “Perrito” Garrido y el propio Miguel Saldías.