Uso de calles y veredas: Esa compleja convivencia vial

0
750
Se hace necesario avanzar hacia una mejor red de ciclovías en la comuna de Curicó.

Accidentes ocurren todos los días. Son diversos los problemas que afectan a peatones, ciclistas y automovilistas.

CURICÓ. A diario, las personas se encuentran con diversas situaciones que generan problemas en la convivencia vial: uso de veredas por parte de ciclistas, nulo respeto de los automovilistas hacia los peatones y a quienes se trasladan en bicicleta hacia sus hogares o lugares de trabajo, así como peatones que también tienen un mal comportamiento en los espacios públicos. Ante este tipo de situaciones surge la pregunta ¿Qué se requiere para lograr una mayor tolerancia entre los diversos actores que utilizan las veredas y calles? “Es importante que exista más empatía y educación vial. Y además, debemos avanzar en diseños de ciudad conscientes”, señaló Marcelo Aliaga, dirigente de la Asociación de Ciclistas Urbanos de Curicó (ACUC), quien expresó que también se requiere ensanchar las calles y eliminar estacionamientos.

CICLOVÍAS
Sin duda que uno de los mayores problemas que existe en la ciudad de Curicó es el mal diseño de las ciclovías. Esto hace que muchas veces los ciclistas prefieran usar la vereda por el miedo de ser atropellados por algún automovilista. Y esto genera diversas incomodidades a los peatones, que no puedan transitar tranquilos por la presencia de un vehículo de dos ruedas. Por esa razón, se hace necesario avanzar hacia una mejor red de ciclovías y considerar los inconvenientes que pudieran surgir, en el proyecto vial “Diego Portales” que intervendrá la avenida Circunvalación Norte. “Lo ideal es que los ciclistas nos traslademos por la calle y no, por la vereda”, planteó Aliaga, quien añadió que solo los peatones debieran hacer uso de esta última. “Esto no sucederá mientras la calle siga siendo una selva”, aseveró el dirigente. Una opinión similar entregó la concejala Paulina Bravo, quien expresó que muchos ciclistas prefieren no arriesgarse a terminar muertos por el atropello de un automovilista y, por eso, usan las veredas. “Lamentablemente, existen personas que no entienden que se puede compartir este espacio. Y en ese sentido, debemos alcanzar una mejor convivencia”, manifestó.

PEATONES
Claramente los peatones son los que resultan más perjudicados en esta problemática de convivencia vial. Esto porque muchas veces se ven amenazados por la presencia de ciclistas, que transitan a toda velocidad por las veredas y además, porque los automovilistas no respetan los pasos por los que ellos pueden cruzar con mayor seguridad. “Si bien la ley no prohíbe el tránsito de ciclistas por la vereda, esto debe hacerse en forma excepcional”, precisó Aliaga, quien mencionó que diariamente se observan malas conductas por parte de ciclistas en torno a las veredas. “La movilidad debiera priorizar al peatón, lo que no sucede en la actualidad. De hecho, quienes transitan a pie son los más perjudicados con esta problemática”, concluyó.