Preocupa gravedad de siniestros viales que ocurren en el Maule

0
739
El accidente ocurrido en junio en la curva Las Rosas y que costó la vida a nueve personas, encendió las alarmas en términos de seguridad vial.

Más víctimas fatales en menos accidentes. Para la SIAT de Carabineros, se hace necesario revisar la eficiencia de la infraestructura vial que ofrece la Ruta 5 y otros caminos aledaños.

TALCA. “Lamentablemente somos la región que tiene mayor índice de accidentabilidad y mayor número de fallecidos”, dijo el capitán de Carabineros y jefe de la Sección de Investigación en Accidentes de Tránsito (SIAT) Talca, Diego Brante, al momento de abordar la ocurrencia de siniestros viales en el Maule y las consecuencias de los mismos. Y si bien se puede observar una disminución en la cantidad de accidentes en términos comparativos -5600 este año y el año pasado se cerró con más 7800-, lo que más preocupa son las consecuencias de los siniestros, ya que proporcionalmente están falleciendo más personas ante una menor cantidad de sucesos en el Maule. Este año ya han muerto 162 personas, y el año pasado fueron 168. “A pesar de que ha habido menos accidentes, es preocupante porque están falleciendo más personas”, enfatizó. Frente a este escenario, el capitán de Carabineros indicó que es importante diferenciar entre dos situaciones que confluyen en un siniestro y que es importante analizar. “Una es porque se genera el accidente que es asociado a una falta o inconducta del conductor -más del 90% asociado al conductor-, pero otra cosa es porque se genera la muerte de la persona, del conductor, de los pasajeros, y eso está asociado a la descarga de energía que se genera con el impacto y que se transmite a la anatomía de las personas y genera lesiones y pueden ser desde leves hasta la muerte”, explicó.

CABE PREGUNTARSE
Al respecto, cabe preguntarse si los ocupantes de un vehículo están usando los elementos de seguridad (cinturón), si los móviles están cumpliendo con la estructura de protección del habitáculo del conductor y pasajeros, y si la infraestructura vial está cumpliendo con la eficiencia de absorber la descarga de energía y redireccionar a los vehículos involucrados en un siniestro. Por lo mismo, el jefe de la SIAT planteó la necesidad de hacer una revisión de la Ruta 5, siendo la responsabilidad de la empresa concesionaria y de la inspección fiscal, más aún si se tiene en consideración que la carretera en su doble vía data de los años 90. También se hace necesario un examen a la condición de las rutas aledañas, a cargo del MOP y su dirección de Vialidad. En ambos casos -dijo Brante- se cuenta con la permanente colaboración de Carabineros.

CURVA DE LA MUERTE
En el tramo de la Ruta 5, que concierne a la Región del Maule, hay una curva que ha concitado la atención de las autoridades. Es la curva Las Rosas, a la altura de San Javier, conocida también como la “curva de la muerte”, dada la cantidad de accidentes y las consecuencias de los mismos. En este lugar, luego del accidente de junio que costó la vida a nueve personas, el MOP tomó algunas medidas, en concordancia con la concesionaria Survías, como la instalación de tachas reflectantes, bandas alertadoras, chevrones, reflectantes en barreras metálicas, la reducción de velocidad máxima a 80 km/hora, instalación de señalética de advertencia de peligrosidad de la curva y la aplicación de líquido en el pavimento para mejor adherencia de los vehículos. Todas estas medidas -para el seremi del MOP, Renzo Casas-Cordero- apuntan a generar mayor seguridad vial, pero para el alcalde de San Javier, Jorge Silva, son insuficientes, planteando la necesidad de eliminar la curva y hacer un nuevo trazado en la carretera. Frente a esto último, la propia ministra del MOP, Jessica López, no se cerró y en junio, con ocasión del accidente que dejó nueve víctimas fatales, indicó a este medio “la única solución es que le demos prioridad a un trabajo más de fondo, estructural, para modificar y corregir eso” y que “hay que hacer una obra distinta, ya no basta con mecanismos de reducción de velocidad”.

“A pesar de que ha habido menos accidentes, es preocupante porque están falleciendo más personas”, advirtió el capitán y jefe de la SIAT de Carabineros, Diego Brante.

OTROS PUNTOS CRÍTICOS
Para la SIAT de Carabineros, hay otros dos puntos de la Ruta 5, en su tramo maulino, que requieren especial atención y revisión para la adopción de medidas. Uno de ellos es el puente Maquehua, antes de llegar a Curicó, en dirección sur a norte, donde se generan con cierta recurrencia accidentes y en algunos casos con fatales consecuencias. “A pesar de que no existe una reducción en el ancho de las pistas de circulación, existe una disminución de la mediana y berma y genera una impresión a los conductores de que la pista se angosta. Es una percepción y hace perder el control a muchos conductores”, advirtió Brante. El otro punto crítico está identificado a la altura de Linares, en la curva de Talquita, donde también se han generado accidentes de consideración. “Hace poco fallecieron cuatro personas en un siniestro”, recordó el jefe de la SIAT.