Más que el completo más largo fue “la fila de completos más extensa del mundo”

0
1820
Dos mil 400 panes y vienesas se requirieron para establecer la marca local de 450 metros de completos.

Actividad generó una serie de comentarios. Más allá de intentar establecer un récord Guinness -no era el propósito y no fue inscrito como tal- el objetivo de las impulsoras de la iniciativa fue hacer una fiesta o festival de este particular alimento.

TALCA. Más que el completo más largo del mundo -y que motivó una “lluvia de memes y comentarios” de burla en redes sociales-, el hito alcanzado el sábado en la plaza Las Heras, de Talca, fue la fila de completos más extensa del planeta. Para ello, se ubicó un hot dog tras otro, sobre mesones que recorrieron gran parte del ágora, alcanzando los 450 metros de longitud, superando una anterior marca local de 400 metros. Por lo mismo, para el desafío completero se necesitaron dos mil 400 panes y vienesas, además de 100 kilos de tomate, 100 kilos de palta, 80 kilos de mayonesa, 80 kilos de ketchup y 40 kilos de mostaza. En todo caso, más allá de intentar establecer un récord Guinness -no era el propósito y no fue inscrito como tal- el objetivo de las estudiantes de arquitectura de la Universidad de Talca, Javiera Rojas y Victoria Oyarzún, impulsoras de la iniciativa, fue hacer una fiesta o festival de este particular alimento, culminando de esta manera con un broche de oro para su tesis “Talca, la ciudad del completo”. Para el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, presente también en la actividad, el hito del sábado “no solo pone en valor el completo como producto, sino que también nuestra ciudad como un lugar donde se consume de buena manera y se realizan los completos más ricos de Chile”.

TRADICIÓN
El completo tiene tradición en la ciudad. De acuerdo a la investigación de las estudiantes universitarias, los primeros carritos de completos se ubicaron en la calle 4 Oriente con 1 Sur, a un costado de las Escuelas Concentradas, a principios de los años 60, y con la particular preparación de calentar el pan “a Baño María”, lo que dio paso luego, con el correr de los años, a su masificación en Talca, tanto en otros puntos del centro como también en barrios y villas de Talca.