Aprueban bautizar al Teatro Municipal de Molina como “Arnaldo Canto Matus”

0
738
“Cali Canto” fue un verdadero ícono molinense, siendo el principal rostro del Festival Folclórico de la Vendimia.

Reconocimiento. La alcaldesa Priscilla Castillo señaló que comenzarán a preparar la ceremonia para oficializar la medida.

MOLINA. De forma unánime, el concejo municipal de Molina aprobó registrar bajo el nombre “Arnaldo Canto Matus”, al teatro de la turística comuna, rindiendo así un homenaje póstumo al citado animador, locutor e hijo ilustre. En sesión encabezada por la alcaldesa Priscilla Castillo, los seis concejales integrantes de la instancia colegiada, dieron su voto positivo para bautizar al principal recinto artístico molinense con el nombre de quien fuera la voz oficial de ceremonias, inauguraciones, festivales y programas radiales. “Arnaldo Canto Matus es parte de la historia de nuestra comuna, lo extrañamos muchísimo y lo menos que podemos hacer es homenajearlo colocándole su nombre al teatro municipal. Esta fue una decisión unánime que tomamos dentro del concejo, así que ahora prepararemos todo lo que será la ceremonia para invitar a los dirigentes y a la comunidad, para que sea parte de este reconocimiento”, dijo la jefa comunal.

El nombre para el recinto fue aprobado de forma unánime en el concejo municipal.

HISTORIA
Arnaldo Canto Matus, conocido popularmente como “Cali Canto”, ejerció funciones en el servicio público desde que ingresó al municipio, en 1982. Tras unos años alejado de dicha entidad, retornó a sus labores de la mano de la administración de Priscilla Castillo en 2012, constituyéndose en un verdadero ícono de la comuna. Su vida profesional estuvo marcada por eventos como los “Juegos Vecinales” o el Festival Folclórico de la Vendimia, convirtiéndose en el animador de la competencia folclórica durante su última edición. Además, durante su carrera llegó a redactar artículos para diario La Prensa y fue corresponsal de diversas emisoras comerciales, además de ser la voz ancla de la Radio Ximena. Por todo lo anterior, fue reconocido como Hijo Ilustre el año pasado, siendo notificado sorpresivamente durante el Desfile de Aniversario de la comuna. Su deceso ocurrió el pasado 28 de agosto, siendo despedido por cientos de molinenses que le dieron el último adiós, desde la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito hasta el Cementerio Parroquial.