Jóvenes curicanos representan a Chile en programa de intercambio de Rotary Club

0
1122
Amaranta y Raúl junto a los rotarios Rodrigo Moraga, Arturo Tornvall y Juan Pablo Romero.

Oportunidad. Se trata de Amaranta San Martín y Raúl Moraga. Los estudiantes viven en Estados Unidos desde agosto.

CURICÓ. En agosto partieron rumbo a Estados Unidos Amaranta San Martín y Raúl Moraga, jóvenes curicanos que estudian en el Instituto San Martín y el Colegio Vichuquén, respectivamente. Ambos fueron seleccionados en el programa de intercambio estudiantil (RYE) de Rotary Club, dirigido a estudiantes de 15 a 17 años que demuestren habilidades de liderazgo en su colegio y comunidad, y que este año benefició a más de 50 jóvenes a lo largo de Chile. “Rotary Club patrocina a los jóvenes que se van de intercambio, tenemos una tradición en nuestra ciudad; desde hace más de 20 años que promocionamos este intercambio de jóvenes que permite que cumplan el sueño de vivir un año en el extranjero, aprender a conocer el mundo, transformarse en ciudadanos del mundo y dejar el confort de la familia para vivir lindas experiencias, buenas y no tan buenas, compartiendo con familias que tienen costumbres y vivencias diferentes y eso les va a fortalecer en su carácter, van a aprender idiomas, van a conocer diferentes lugares del mundo y van a volver al país con una visión totalmente diferente,  van a madurar en el proceso y van a ser mejores personas”, explicó Arturo Tornvall, presidente Comité de la Juventud de Rotary Curicó, y quien lleva más de 15 años participando del programa RYE.

SELECCIÓN
Ambos jóvenes cumplieron con un largo proceso de postulación que partió el año pasado y que implicó exámenes médicos, informes de sus establecimientos educacionales, informe psicológico de los postulantes y sus familias, visitas a sus hogares y una serie de documentos requeridos para el proceso. A inicio de 2023, recibieron la noticia de que habían sido seleccionados como intercambistas y a partir de eso participaron junto a sus familias de una serie de capacitaciones. “Siempre las buenas notas ayudan, eso no hay que desmentirlo, pero hoy se está valorando mucho que nuestros chicos tengan rasgos de líderes. Rotary busca mucho potenciar los liderazgos y creo que estos dos jóvenes, Amaranta y Raúl, van a potenciar el liderazgo que tienen cada uno en sus respectivos colegios y van a crecer en ello y van a poder desarrollarse en nuestra región siendo líderes positivos, que promueven la Paz”, detalló Rodrigo Moraga, presidente de Rotary Club Curicó.

INTERCAMBIO
Los intercambios tienen una duración de diez meses, tiempo durante el que los estudiantes viven con más de una familia en el país anfitrión y asisten al colegio. Amaranta y Raúl ya están instalados en sus nuevas casas en Minnesota y Seattle, respectivamente. “Para mí el intercambio es una oportunidad y una experiencia de vida que nunca voy a olvidar, creo que es una excelente forma de conocer el mundo, otra cultura; es la mejor forma de salir de tu nido y ser más independiente, hoy en día esto sirve mucho para el futuro, será una experiencia única, lo voy a pasar muy bien, espero aprender otro idioma también que es muy importante y ojalá después seguir viajando”, comentó Raúl Moraga, joven intercambista. Por su parte, Amaranta San Martín, destacó la labor de Rotary en este programa de intercambio presente en más de 100 países del mundo. “Estoy empezando a vivir una experiencia maravillosa; fue un proceso largo, de muchos trámites y de estar convencida de querer lograrlo; a los 11 años conocí este programa y de inmediato les dije a mis papás que quería postular y ellos respondieron que cuando tuviera 16 y así lo hice. Estoy muy agradecida del soporte que entrega Rotary Club para llevar a cabo este proceso y, por cierto, de mis padres que me dieron esta gran oportunidad. Hoy junto a Raúl somos embajadores de Curicó y de nuestro país en Estados Unidos y eso es una gran responsabilidad que queremos cumplir muy bien”, dijo.
Tal como su nombre lo indica, el intercambio implica la llegada de dos jóvenes extranjeras a Curicó, quienes pasarán un año académico en nuestra ciudad, viviendo con las familias de Amaranta y Raúl. Se trata de una joven estadounidense y otra alemana que arribaron a la ciudad y a sus establecimientos educacionales hace algunos días.