Sagrada Familia: Evaluación Ambiental se pronunció con rotundo rechazo a centro de engorda de cerdos

0
1155
De igual forma los vecinos se mantienen alerta ante iniciativas que puedan afectar la calidad de vida y al medioambiente.

10 votos en contra. La iniciativa pretendía instalar un centro para más de 22 mil animales, con los negativos efectos que ello traería consigo.

SAGRADA FAMILIA. Los integrantes del proceso de Evaluación Ambiental, perteneciente a la Región del Maule, tras la revisión de los antecedentes respectivos, en forma prácticamente unánime entregaron su rechazo al proyecto “El Charco”, iniciativa que pretendía instalar un Centro de Engorda para 22 mil cerdos, en las cercanías de sectores como Los Quillayes y Villa Prat de la comuna de Sagrada Familia.
El organismo se reunió el viernes en forma telemática y en esta sesión el organismo se pronunció en torno al proyecto presentado por la Sociedad Agrícola y Comercial El Pihuelo Spa, el que consideraba “planteles y establos de crianza, lechería y/o engorda de animales donde pueden ser mantenidos en confinamiento en patios de alimentación, por más de un mes continuado”, en un sector cercano a comunidad como Villa Prat y Los Quillayes.

OPOSICIÓN TRANSVERSAL
La iniciativa industrial, desde conocida en la comuna de Sagrada Familia y especialmente de ambas comunidades recibió un rotundo rechazo por parte de los vecinos y de las organizaciones locales, encabezadas por la municipalidad, sus autoridades y la unidad de Medioambiente. Esto, a causa de los graves problemas que traería el proyecto a la comunidad y al medioambiente, como contaminación y malos olores.
Este traerá “consigo incremento de malos olores por el purín de cerdo, daño a las napas de agua subterráneas, plagas de moscas, contaminación de alimentos de los habitantes en el radio de impacto del proyecto por presencia de larvas de mosca. De la manera mencionada anteriormente conllevaría a un impacto ambiental negativo, deplorando la calidad de vida de las personas”, dice uno de los argumentos de oposición de la comunidad.

CASI UNÁNIME
De estos fundamentos, los vecinos y la municipalidad expusieron 65, correspondientes a los diversos representantes de los sectores presumiblemente afectados por el proyecto, para que fueran vistos por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Este último finalmente el viernes se inclinó en contra de la iniciativa, con 10 votos por esta opción y solo uno por la aprobación, por lo que el proyecto fue rechazado.
Tras conocer esta determinación, el alcalde de Sagrada Familia, Francisco Meléndez dijo estar “muy conforme -ya que a su juicio- los secretarios regionales ministeriales como también el Delegado Presidencial –que conformaron el SEA- actuaron a la altura de lo que tiene que estar una autoridad, al servicio de los intereses de la comunidad, y en este caso todos ellos votaron en contra de este proyecto, 10 votos en contra y solo uno a favor, de un proyecto que por supuesto iba a causar molestia en el futuro”, explicó.

CONSECUENCIAS
Meléndez ejemplificó “que en San Javier empezó con 10 mil cerdos y hoy posee 40 mil y con montones de problemas”, agregando que son ese tipo de complicaciones las que se han querido evitar con esta oposición al proyecto. “Son dificultades que tenía preocupada a la comunidad, por los olores, la contaminación, (los efectos sobre) la fauna, que sufrirían grandes consecuencias, también los productores, la comunidad, los vecinos, los agricultores”, agregó.
El jefe comunal por último destacó a los integrantes del SEA –autoridades regionales- “por no aprobar (el proyecto), de manifestar su opinión en forma muy valiente, con una señal clara, en cuanto a que este lugar no se convertirá en zona de sacrificio, de este tipo”. Ello fue complementado por el encargado de la unidad municipal de medioambiente, Maximiliano Rojas, quien contó “que este es el resultado de un gran trabajo que realizamos como municipalidad, junto a las organizaciones de Los Quillayes, Villa Prat, la Hacienda de los Quillayes y toda la ciudadanía que participó en las observaciones ciudadanas”.
“El resultado nos deja bien contentos, ya que, si bien el proyecto tenía un sustento técnico, este tenía deficiencias que ponían en riesgo la salud de la población y el desarrollo de nuestra comuna, así que bastante contentos por esto”, concluyó señalando el profesional.