Talca inicia proceso de intervención con el plan “Calles sin Violencia”

0
685
FOTO 1 Con una primera reunión de trabajo y coordinación en la Delegación Presidencial Regional, comenzó el trabajo de implementación del plan “Calles sin violencia”.

Incorporación. Estrategia establece tres grandes líneas de acción: persecución penal efectiva, patrullaje policial y fiscalización de armas y rondas de fiscalización.

TALCA. Con una reunión entre el delegado presidencial regional, Humberto Aqueveque, y el alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, y a la que luego se sumó la gobernadora regional, Cristian Bravo, se inició el trabajo de puesta en marcha del Plan “Calles sin Violencia” en la capital regional.
Esto, luego que durante el fin de semana se conociera la incorporación de Talca a este Plan impulsado por el Gobierno para hacer frente a la problemática de la delincuencia que afecta al país y que se ha visto traducido en un incremento de los homicidios en Chile lo que a su vez ha significado un cambio en la dinámica de la perpetración del delito, aumentando el uso  de armas de fuego y de imputados desconocidos. Este escenario ha provocado miedo e incertidumbre en la población, generando una crisis en materia de seguridad, debido a la dificultad de investigación y persecución penal que implica.
Si bien en un comienzo, este plan priorizaba 30 comunas con altos índices de delincuencia y ocurrencia de delitos violentos, luego se abrió a la posibilidad de sumar otros lugares y entre ellas a la capital regional del Maule, llegando a un total de 46 comunas.
“Desde ya estamos trabajando en la aplicación del plan. El haber ingresado como capital regional nos permite diseñar nuestro propio plan de intervención, cumpliendo criterios del nivel central, avanzar en los modelos de intervención comunitaria y espacios públicos, para hacer una mejor gestión de los recursos asociados a este plan”, dijo el delegado presidencial.
Explicó que parte de la misión será rediseñar las fórmulas con las que se trabaja con los organismos policiales, con una fuerza de tarea asociada a la Policía de Investigaciones (PDI), también con la posibilidad de que funcionarios de Carabineros que hoy están realizando labores administrativas, puedan ahora hacer labores operativas y la oportunidad de trabajar en conjunto con el municipio en patrullajes mixtos.
En definitiva, se espera diseñar una estrategia de intervención específica para cada territorio en base al trabajo coordinado con Carabineros, la PDI y el Ministerio Público.

“Talca va a tener un modelo de intervención intersectorial, asociado a la persecución penal regional. Además de Calles Sin Violencia”, hay dos anillos más de intervención que es “Estado presente” donde hay 120 comunas incluidas y “Más comunidad, más seguridad” donde se está pensando en trabajar en 326 comunas”, dijo al respecto Humberto Aqueveque.
La implementación del Plan será gradual y sostenida en el tiempo. Además, habrá una evaluación periódica mensual para decidir la incorporación de más comunas al plan, considerando la movilidad del delito y la efectividad de las políticas que se apliquen.
Por lo pronto, dijo, otras comunas podrán ser parte de algún modelo de intervención en materia de persecución penal, trabajo comunitario, riesgo situacional, recuperación de espacios públicos, y diseño de políticas intersectoriales asociadas a la seguridad.

LÍNEAS DE ACCIÓN
El plan “Calles Sin Violencia” considera tres grandes líneas de acción para desarrollar e implementar en las comunas a intervenir.
Persecución penal efectiva: tiene por objetivo esclarecer los homicidios y delitos asociados a ello, con el establecimiento de un grupo de primera respuesta especializado en investigaciones de este tipo.
Actividad policial con un patrullaje policial efectivo para prevenir la ocurrencia de homicidios y delitos violentos y visibilizar mayor presencia policial en sectores de alta ocurrencia de delitos.
Fiscalización de infracciones e incivilidades, con fiscalización de armas, para asegurar la tenencia responsable y legal de éstas, y desarrollo de rondas focalizadas de fiscalización para dar captura a personas con órdenes de detención pendientes.
La metodología de intervención del plan se diseñó sobre la base de los factores que concurren en los territorios donde se producen más delitos violentos: presencia de pandillas, crimen organizado y tráfico de drogas, impunidad penal, tráfico y presencia de armas; deterioro barrial, tráfico de drogas y consumo de alcohol.