Segundo Hojas: “Lo que tenemos no es una crisis económica, sino valórica”

0
1777
Si bien viene de una familia de comerciantes, Segundo Hojas es contador auditor, y se involucró en el rubro del transporte, lo que le ha permitido sostener a su familia.

Candidato al consejo constitucional por el Maule. “Una buena Constitución te puede dar una buena vida, pero una mala Constitución te puede arruinar la vida”, dijo.

TALCA. Segundo Hojas, tiene 59 años, es contador auditor de la Universidad de Talca, curicano, estudió en los maristas de dicha comuna. Es casado hace 35 años, tiene seis hijos (tres hombres y tres mujeres) y seis nietos. Reconoce que viene de una familia de comerciantes españoles y agricultores, pero el tema del transporte fue lo suyo, tanto así que toda su vida se ha dedicado a los camiones. “Un gremio duro, complicado, pero lo amo con toda mi fuerza y me permitió ganarme la vida, y sacar adelante a mi familia”, nos confiesa.
Si bien sus hijos ya son todos profesionales, y podría haberse quedado tranquilo en su hogar junto a su señora, es candidato al Consejo Constitucional por el partido Republicano. Los motivos de esta decisión son variados, pero todos hablan de un desafío.

¿Por qué se decidió como candidato, con el trabajo que conlleva?
Nunca participé en ningún partido político, pero siempre mi corazón ha estado en la derecha. El año 2019 cuando se estaba formando el partido republicano, fui a una entrevista que dio José Antonio Kast en Curicó, le creí, me entusiasmé, y milité por primera vez en un partido (agosto-septiembre 2019). He tenido altos y bajos en mi vida, he tenido experiencias que me han marcado, pero soy muy lector y pienso que la sociedad chilena está fracturada de un tiempo a esta parte. Estoy convencido que la crisis que tenemos no es una crisis económica, sino valórica”.

¿Y cuál va a hacer su visión?
“Lo que pasa es que hoy día hay un descontento total y creo que puedo aportar desde mi mirada. Lo que quiero es dar sentido común, yo no soy experto en leyes… pero yo estoy de acuerdo que en Chile hay una fractura”.

¿En qué aspectos quiere enfocarse?
“Yo diseñé mi campaña en cosas que me representan y básicamente tiene que ver con el sentido común. La gente en Chile quiere paz, quiere tranquilidad, quiere un bienestar económico. Pero no quiere polarización. Hay una desconexión tanto de la derecha como de la izquierda con el ciudadano. En la derecha siempre se han servido ellos, y el problema que tenemos ahora es una elite económica, que tiene capturada la elite política. Esto es como una rotonda, están dando vuelta entre ellos nada más, y el país está alrededor de esta rotonda y no deja que entre nadie a este círculo. Usted mira la lista de los candidatos son puros reciclados, quién viene nuevo a experimentar y que no tenga una dependencia a la política… somos muy pocos”.

¿Y cuáles son los valores que piensa destacar en la creación de la nueva Constitución?

Si usted me pregunta yo voy a defender mis principios que son: la libertad (en todo el sentido de la palabra) libertad de conciencia, libertad económica. Yo he trabajado toda mi vida en el rubro camionero y he trabajo siempre bajo presión, extorsión, y coacción, yo podría haber vendido mil veces, pero no, mis principios están allí.

¿Y cuáles son ellos?
“La familia es el núcleo central de la sociedad (yo no tengo problema con la paridad de género, yo respeto a la mujer, nos llevan la delantera lejos, porque por naturaleza  ella puede ser madre). La libertad de credo (de todo) queremos un solo Chile, con una inmigración controlada. Mis cuatro abuelos son inmigrantes, por ello no tengo problema con ese tema, pero controlado. Por un lado, hay que atender en el consultorio al hermano inmigrante, yo lo tengo súper claro, es humano, es parte de la vida, pero cómo llega esta cantidad de gente, cómo ingresa, regulémoslo. Lo que ha pasado en el último tiempo es que se ha creado un odio tremendo, y se han creado estas banderitas ambientalistas, feministas todos estos términos activistas, que se han ocupado para insertar el odio en la sociedad chilena”.

¿Usted cree que todo se puede arreglar con una nueva Constitución?
“No. Yo creo que una nueva y buena Constitución nos va a ayudar. Primero la Constitución que tenemos hoy día no es mala, hay que hacerle algunos ajustes de todas maneras. Pero echar por la borda todo lo que tenemos, para partir de cero… una buena Constitución te puede dar una buena vida, pero una mala Constitución te puede arruinar la vida”.

HISTORIA
Matías Hojas Alonso, llega desde España y funda en Talca la primera Casa Hojas en el año 1918, ahí parte la historia de los Hojas en la región. Su hermano Eutiquiano, llegó también, pero a Curicó con este comercio minorista, que fue verdaderamente pionero en la zona. Y así se fue conformando la gran familia Hojas de comerciantes y también agricultores.
“Un orgullo tener el apellido que tengo, uno de nuestros tíos más queridos fue Carlos Hojas, quien fue un gran académico en la Universidad de Talca, y además estuvo en su fundación ( 1980), falleció hace algunos años. Carlos Alberto Hojas Alonso, fue mi tío directo, y todos le teníamos un gran cariño”, indicó el candidato.