Incendio forestal en Longaví destruye los bosques más añosos de la región

0
979
La seremi del Medio Ambiente, Daniela de La Jara, lamentó la pérdida del bosque nativo y llamó a los vecinos a la tranquilidad a pesar de la magnitud de la tragedia.

Esfuerzos. La seremi del Medio Ambiente reafirmó el compromiso para combatir los incendios forestales en la zona, donde actualmente trabajan ocho brigadas terrestres, una brigada internacional de Colombia, personal de Conaf, Bomberos y cinco aeronaves.

LONGAVÍ.  Incalculables son los daños provocados por el incendio forestal de Río Blanco en Longaví, donde por efecto del fuego se han visto afectados los bosques más añosos de la región, y gran diversidad de especies de flora y fauna, según dijo la seremi del Medio Ambiente Daniela de La Jara.
La portavoz de la cartera ambiental estuvo en terreno evaluando la afectación del ecosistema nativo. “Manifestar a la comunidad que como Gobierno nos encontramos presentes en el territorio y reconocemos el esfuerzo y el trabajo colaborativo de los pobladores y de los distintos organismos públicos que se han hecho presentes para la labor de combatir los incendios forestales. Como Ministerio del Medio Ambiente, llamamos la atención respecto de la importancia de la pérdida de nuestro patrimonio natural, nuestro bosque nativo”, manifestó la seremi Daniela de La Jara.

ESPECIES NATIVAS
Por su parte, el médico veterinario y miembro del Comité Regional para la Conservación (CRC) del Pudú, Alexis Riquelme, señaló que “en estos bosques habitan más de la mitad de las plantas y vertebrados nativos de Chile, muchos de los cuales son endémicos, es decir, no existen en ninguna otra parte del mundo. En este lugar podemos encontrar Bosque Esclerófilo, Bosque Caducifolio y Bosque Húmedo Mixto, y especies tales como: Hualo, Hualle, Avellanillo, Olivillo, (Bosques de Raulí), Canelo, Notro, Lingue, Avellanos, Michay, Copihue, Bellotos del Sur, Ciprés de la cordillera, Huala, Naranjillo, los que son hábitats perfectos para la fauna silvestre como: Puma, Chingue, Zorro, Quique; y en estos bosques se encuentran cercanos al límite de distribución norte del Pudú en el Maule. También, son hábitat de diferentes especies de aves como Churrín del Norte, Churrín de la Mocha, Churrín del sur, Carpinterito, Cachañas y Carpintero Negro, que es un indicador de la buena calidad del bosque, y de perder este ecosistema estaríamos frente a una inminente catástrofe ecológica a nivel mundial”, declaró el experto.

DEGRADACIÓN DEL PATRIMONIO NATURAL
Los incendios dañan de manera directa a numerosos ejemplares de flora, fauna y hongos nativos, causan la pérdida de hábitat que ellos producen al desaparecer la vegetación de la zona siniestrada, afectando el patrimonio natural y cultural.
Cabe señalar, que la zona centro sur del país, es uno de los hotspot de biodiversidad a nivel global, con un alto grado de endemismo, en áreas que presentan relictos o remanentes de ecosistemas frágiles, pero que se han visto altamente fragmentados, por cambios de uso de suelo, las actividades productivas como el monocultivo de especies exóticas, plantaciones de Pinus radiata y Eucaliptus globulus y que no contemplan ninguna franja de seguridad.
En tanto, el presidente de la Junta de Vecinos de Los Laureles, Luis Soto, valoró que la representante del Ministerio del Medio Ambiente estuviera durante varios días en la zona, “agradecemos a la seremi que venga a terreno y se dé cuenta de que acá se quemó bosque nativo”.