Cerca de 10 mil hectáreas arrasadas y tres viviendas destruidas dejan incendios forestales

0
753
Carlos Bernales señaló, a pesar de la intensidad de los incendios, no se registran personas lesionadas.

Balance. Cinco se mantienen activos. San Javier se encuentra con Alerta Roja.

TALCA. Una cantidad  aproximada a las 10 mil hectáreas de bosque nativo, matorrales y pastizales han sido arrasadas por el fuego en los siete incendios forestales que se han registrado en la región, cinco de los cuales se mantienen activos y que siguen en fase de combate obligando al despliegue de importantes recursos humanos y técnicos por parte de Conaf, empresas forestales y Bomberos.]
De acuerdo al balance hasta el momento se encuentran contenidos los dos incendios que se registraban en la comuna de Cauquenes. Se trata de “El Trapiche”, sector Polillas, donde el fuego alcanzó tres viviendas, dos de ellas corresponden a segundas viviendas y una sin moradores. El siniestro destruyó tres mil 105 hectáreas.
También en la comuna de Cauquenes fue controlado el incendio en el sector “Paso Hondo”, donde fueron afectadas dos mil 875 hectáreas.
En la comuna de Longaví, el trabajo se concentra en el sector “Río Blanco”, donde las hectáreas afectadas llegan a las mil 500, en tanto que mil 600 hectáreas han sido arrasadas en el incendio “El Ajial” que afecta a las comunas de Curepto, Pencahue y Sagrada Familia, el cual se mantiene activo en combate con un comportamiento conflictivo por la abundancia de material combustible, la dificultad para acceder al terreno, altas temperaturas y el variable viento.
Tras declararse Alerta Roja, se sumaron refuerzos en recursos vehiculares, técnicos y humanos de los equipos terrestres de Emergencia municipal, Bomberos, Carabineros, Senapred, SAR Maule y empresas forestales.

CRÍTICA
El alcalde de Pencahue, José Miguel Tobar, lamentó que pese al aumento de nivel decretado “la presencia de aeronaves y maquinaria mecanizada ha sido mínima, lo que creemos se debe a que la gran mayoría están operando en otras zonas de la región y el país”.
El siniestro registra un avance distante a unos 500 metros de las viviendas. En sus tres focos comunales de Curepto, Pencahue y Sagrada Familia registra más de mil 600 hectáreas consumidas. En tanto, en la comuna de Molina el incendio de Carrizal II registra 200 hectáreas afectadas por el fuego.
En las últimas horas, la Corporación Nacional Forestal (Conaf), informó de un nuevo incendio en el sector Arbolillo/San Vicente, el cual ya consume 850 hectáreas de bosque de pino y matorrales. En consideración a estos antecedentes, en base a la información técnica de Conaf y en coordinación con la Delegación Presidencial del Maule, la dirección regional de Senapred canceló la Alerta Amarilla y declara Alerta Roja para la comuna de San Javier, por incendio forestal. De esta forma, se actuará para controlar la situación, dada la extensión y severidad del evento.
La alcaldesa (s) de San Javier, Alejandra Bahamondez, señaló que “los equipos de emergencia de la municipalidad están empadronando a familias del sector Alto Palhua en la ruta los Conquistadores para evacuar y trasladar a un albergue habilitado”.
El director regional de Senapred, Carlos Bernales, señaló que no se registran lesionados ya sea bomberos o residentes en las zonas afectadas por las catástrofes forestales.

RESTRICCIONES
Aun cuando se informó de la contención del incendio forestal en el sector “Paso Hondo”, donde se trabaja en controlar pequeños focos, la Delegación Presidencial Provincial de Cauquenes restringió el paso de vehículos de manera indefinida por motivos de seguridad.
Se establece, como zonas de acceso o perímetro restringido a las zonas o perímetros de la Provincia de Cauquenes, Ruta M-500, Cruce Ruta 128, comuna de Cauquenes. Cruce M-50-K (Chanco Por Molco) de Km. 11,000 a Km. 51,129, comuna de Cauquenes. Ruta M-486, Cruce M-500 (Chacarillas), comuna de Cauquenes, Cruce M-500 (Roble Huacho) de km. 0 a km. 7,891, comuna de Cauquenes. Será Carabineros quien fiscalizará su cumplimiento. En tanto, en Linares, también se adoptaron una serie de restricciones para limitar el acceso al sector cordillerano.