Recalcan que proyecto de bypass sigue careciendo de participación ciudadana

0
218
El tesorero de la agrupación vecinal Defensa de Los Guindos, Marcelo Vidal, manifestó su disconformidad respecto a la manera en cómo sigue avanzando el proyecto, ligado a la construcción de un bypass.

Disconformidad. Si bien a la fecha se han llevado a cabo varias reuniones, incluso con el propio ministro de Obras Públicas, la principal crítica apunta a que más bien han correspondido a instancias de carácter “informativas”, sin que los vecinos puedan manifestar sus verdaderas inquietudes.

CURICÓ. En contacto con diario La Prensa, el tesorero de la agrupación vecinal Defensa de Los Guindos, Marcelo Vidal, manifestó su disconformidad respecto a la manera en cómo sigue avanzando el proyecto ligado a la construcción de un bypass a la Ruta 5 Sur, en la provincia de Curicó. Recalcó que, si bien a la fecha se han llevado a cabo varias reuniones, incluso con el propio ministro de Obras Públicas, se han tratado más bien de instancias de carácter “informativas”, sin que los vecinos puedan manifestar sus verdaderas inquietudes, o bien que puedan ser escuchadas.
“Estamos en contra de que en Santiago se genere un proyecto de un impacto social, ambiental y económico en una zona que de partida no conocen, segundo, en que la gente no ha participado y tercero, que sea impuesto. Los que vivimos aquí somos los que vamos a desarrollarnos e intervenir todo el tiempo con esta carretera, por ende, deberíamos tener algún grado de participación en la construcción de un mega proyecto como este”, dijo.
“No nos han presentado ningún tipo de evaluación ambiental, social ni nada, simplemente ellos dicen que es la mejor alternativa, que sale más barato y las más rápida”, acotó, respecto al trazado, el que, de manera pública, se ha indicado que irá por la zona poniente de la Ruta 5 Sur.

REFORMULACIÓN
En tal contexto, Vidal recalcó que lo ideal sería lograr “detener” dicho proyecto, a fin de que se lleve a cabo una nueva evaluación del mismo. Tras ello, poder implementar una mesa de trabajo, donde se pueda lograr una solución “que deje conforme a todos”.
“Nosotros nos oponemos a estos proyectos así, que sean impuestos, donde nosotros no hemos tenido ninguna participación. Nosotros creemos que efectivamente es necesaria una ruta, pero hay que hacerla entre todos, idearla entre todos, para poder llegar a la mejor solución. No importa que salga caro, pero además esto lo pagan las concesionarias. Esto no sale del bolsillo de la gente. Estas grandes obras son a través de concesionarios y dinero extranjero, que vienen a invertir aquí. Ya que estas empresas vienen a rentabilizar su negocio, hagamos que estas empresas hagan un buen proyecto, donde se destruyan los menores sectores posibles y menos las tierras que son las mejores de la zona central”, subrayó.

TIERRAS
Respecto a tales terrenos, Vidal agregó que “hay muchos países desarrollados y no tan desarrollados, en donde estos terrenos se guardan como hueso santo y llegar y destruirlos, creo que no es la forma. Nuestra cruzada va más allá de cambiar un poco más acá o un poco más allá (el trazado)”.
“La idea es sentarse, donde todos participemos en el proyecto y que quedemos conformes. Evidentemente, lo sabemos, habrá, por así decirlo, gente perjudicada, pero por lo menos decidámoslo nosotros y no la gente de Santiago”, expresó.

FÓRMULA
“Esta fórmula, como se están llevando a cabo las cosas, creo que no nos va a llevar a ninguna parte y es probable que nosotros tomemos otras direcciones a futuro cercano”, acotó Vidal, recalcando que buscarán “seguir haciendo ruido”, por ejemplo, en medios de comunicación, o bien optar por alguna alternativa de tipo legal.
“Esto no quiere decir que vamos a tomarnos la carretera a quemar neumáticos. En ningún caso, ese no es nuestro planteamiento, pero sí queremos que la autoridad nos tome en serio y que nos escuche (…) Llegar y hacer una carretera por una zona altamente productiva, de las cuales tenemos muy pocas, no es la mejor fórmula. Se está actuando de una manera muy arcaica, de una sociedad de 50 años atrás. Eso nos tiene preocupados. Se habla mucho de la ecología, de la igualdad social, pero no nos están tomando en cuenta en este proyecto”, concluyó.