Diputado Pulgar tras votar “anulación” de Ley de Pesca: “Su contenido es ilegítimo, tanto en el origen como en su implementación”

0
238
“Hoy la ciudadanía tiene clara conciencia de que la Ley de Pesca debe ser derogada, porque va en contra de los intereses del país”, recalcó el diputado.

Ahora pasó al Senado. El parlamentario enfatizó que la norma impuso los criterios de la gran industria, y por tanto, terminaron privilegiándose intereses particulares por sobre el bien común.

VALPARAÍSO. La Cámara Baja ratificó la nulidad de la vigente Ley de Pesca; texto que fue enviado a segundo trámite, y que contempla una disposición transitoria que hace aplicable la derogación de la norma, solo cuando la reemplace otro reglamento para el sector.
El diputado independiente por el distrito 17, Francisco Pulgar Castillo, se mostró a favor que se legisle y de esa manera, declarar la nulidad de la Ley General de Pesca y Acuicultura.
En su intervención, el legislador enfatizó que, desde la formación del Estado moderno, la política ha sido constantemente influenciada por los intereses de los grupos económicos dominantes y los poderes fácticos, con el fin de modificar el sentido de las políticas públicas y así, salvaguardar sus intereses. “En Chile, un caso emblemático que ejemplifica este proceso ha ocurrido con esta ley y los sobornos, realizados por distintos grupos industriales a diversos políticos. Por eso, su contenido es ilegítimo, tanto en su origen como en su implementación”, enfatizó Pulgar. 

GÉNESIS
El parlamentario detalló que, si bien en su génesis la norma abogaba por la sostenibilidad del recurso pesquero, abrir el mercado a nuevos actores y asegurar mejores condiciones a la pesca artesanal, fue el entonces ministro Pablo Longueira, quien a posterior cambió esos objetivos.
“Se impusieron los criterios de la gran industria. De ahí en adelante, se privilegiaron intereses particulares por sobre el bien común. Hoy la ciudadanía tiene clara conciencia de que la Ley de Pesca debe ser derogada, porque va en contra de los intereses del país, al no reconocer al Estado de Chile como dueño de los recursos del mar, impide la competencia en el sector y propicia la depredación del recurso”, puntualizó.