Ayer comenzó juicio por choque frontal de buses que le costó la vida a cuatro personas

0
867
Dicha tragedia se desencadenó la mañana del 17 de junio de 2015, cuando dos buses (de las empresas San Andrés y Expreso) colisionaron de manera frontal, en la ruta K-16 de la comuna de Sagrada Familia. (Fotos de archivo)

Juicio oral de carácter simplificado. Se trata de una colisión donde el jefe del taller mecánico ligado a la firma propietaria de la máquina que habría generado el accidente, fue formalizado.

CURICÓ. Casi siete años debieron pasar para el inicio del correspondiente juicio, relacionado a un accidente de tránsito, donde cuatro personas perdieron la vida, mientras que al menos otras 30 resultaron con lesiones de diversa consideración (siete de ellas de gravedad). Se trata de un choque de carácter frontal entre dos máquinas que transportaban pasajeros, hecho que se remonta a la mañana del 17 de junio del 2015 (pasadas las 9:00 horas), en el kilómetro 8 de la ruta K-16, en la comuna de Sagrada Familia.

DESPERFECTO MECÁNICO

Según el informe emanado desde la Sección Investigadora de Accidentes en el Tránsito y Carreteras, SIAT de Carabineros de Talca, la causa basal de la tragedia correspondió a un evidente “desperfecto mecánico”, ya que la máquina que traspasó el eje de la calzada no habría tenido la mantención necesaria, considerando su uso, en este caso, como un transporte de pasajeros de tipo público. Nos referimos al bus de la empresa San Andrés, conducido por Luis Armando Rojas Campos), que iba de poniente a oriente (de Sagrada Familia a Curicó), el cual chocó de frente con otra máquina, de la empresa Expreso, a cargo de Javier Baudilio Zúñiga Saavedra (36 años), una de las víctimas fatales.

El aludido informe recalca al bus de la empresa San Andrés “se le desalojó un perno”, que generó que la rueda delantera izquierda se frenara, lo que hizo que el chofer perdiera el control del móvil, desviando su trayectoria. Lo anterior correspondería a una “consecuencia del incumplimiento grave en las labores de mantención del vehículo”. De hecho, testimonios de pasajeros de dicha máquina dan a conocer que, algunos metros previos al accidente, sintieron una especie de “golpe” o “explosión”. Tras ello, el bus se “cargó” al costado izquierdo, desviando su trayectoria.

Producto de la violencia de la colisión, cuatro personas perecieron: hablamos del conductor del bus de la empresa Expreso, Javier Zúñiga Saavedra; además de Macarena Ramírez Suarez de 31 años; el hijo de ella, de tan solo 10 años y Lilian del Pilar Mejías Contreras de 43 años.

FORMALIZADO

Se trata de un accidente donde el jefe del taller mecánico ligado a la firma propietaria de la máquina que tuvo el citado desperfecto, fue formalizado por cuasi delito de homicidio, de lesiones graves y gravísimas y de lesiones menos graves. Hablamos de Bernán Augusto Oliva Concha, por quien el Ministerio Público está solicitando una pena de 541 días de reclusión menor en su grado medio.

Durante la que fue la primera jornada del juicio oral de carácter simplificado, prestaron testimonio tanto personas que sobrevivieron a la tragedia (algunos de los cuales quedaron con secuelas de carácter física y psicológica), como familiares de quienes perdieron la vida a raíz de la violenta colisión (muchos de los cuales requirieron apoyo de tipo psicológico). También declararon carabineros que acudieron al accidente. Se espera que, durante la semana en curso (incluso podría ser hoy), el Tribunal de Garantía de Curicó pueda emitir un veredicto.