Operativo pecuario permitió atender a más de 120 caballos

0
700
Numerosos ganaderos llevaron a sus caballos al operativo pecuario en Potrero Grande para ser atendidos.

Potrero Grande. Departamento de Zoonosis y Protección Animal del municipio curicano, brinda apoyo a grupos de pequeños y medianos ganaderos de la comuna.

CURICÓ. El Departamento de Zoonosis y Protección Animal del municipio curicano llevó a cabo un nuevo operativo pecuario, en la localidad precordillerana de Potrero Grande. Según lo dado a conocer a diario La Prensa por el médico veterinario, Patricio Bordachar, en esta oportunidad más de 120 caballos fueron atendidos, tanto por prevención como por enfermedades ya provocadas, incluyendo algunos que sufrían alergias. 

MARZO
Entre otros puntos, tales operativos buscan apoyar a los grupos de pequeños y medianos ganaderos de la comuna de Curicó. En lo que va transcurrido del mes de marzo, vacunos, caballares y mulares han sido atendidos, por ejemplo, en el combate de parásitos internos y externos y también para solucionar situaciones de traumas provocados por heridas en la piel, producidas por alambres de púas y palos, que se entierran en los pectorales y que requieren de suturas.
El encargado del Departamento de Zoonosis y Protección Animal del municipio curicano, Patricio Bordachar, agregó que también se han estado curando enfermedades por cólicos, retención de orina, infecciones oculares, problemas en el útero post partos, tópicos que requieren tratamientos especiales, agregando que también se hacen vacunaciones para prevenir algunas enfermedades que pueden producirse en la temporada otoño-invierno.

PUMAS Y VERANADAS
Las veranadas corresponden al momento donde se lleva al ganado a pastar a zonas cordilleranas. Se trata de una época que ya está llegando a su fin, la cual según indicó el citado médico veterinario, cada vez presenta una menor cantidad de animales, esto debido a las “pérdidas” que se producen, por ejemplo, por la acción del puma o “león” como le llaman los ganaderos.
“Los ataques de pumas se producen desde Potrero Grande y Upeo, hacia la zona más cordillerana y con ello se causa mucho daño. De hecho, recién tuve que atender un potrillo herido, que había sido atacado por un puma y que pudo recuperarse gracias al tratamiento que le hicimos. Lamentablemente los animales quedan indefensos en estas veranadas, por lo que están siempre expuestos a los pumas y a la acción del abigeato, por lo que ha ido disminuyendo la cantidad del ganado, ya que suben 15 vacas y vuelven 10”, expresó Bordachar, quien por 30 años ha estado atendiendo los animales de los esforzados ganaderos de la precordillera curicana.     

El médico veterinario, Patricio Bordachar, tuvo que atender caballos atacados por pumas en la cordillera.