Alcaldesa formuló un llamado a evitar concurrir al sector donde adolescente falleció ahogado

0
153
La alcaldesa de Teno formuló un llamado a los vecinos para que no concurran a bañarse al sector donde, este martes, un adolescente perdió la vida.

Vía oficio se solicitará instalar un cierre perimetral. Sandra Améstica reconoció que no es poca la gente que, en época estival, concurre a dicha zona para “capear el calor”, aunque sepan que se trata “de algo riesgoso”.

TENO. La alcaldesa, Sandra Améstica, formuló un llamado a sus vecinos, para que eviten concurrir al sector donde, este martes, se desencadenó la tragedia que le costó la vida a un adolescente de tan solo 16 años, quien luego de estar compartiendo con algunos amigos, pereció sumergido en las aguas del río Teno, en el sector de las compuertas, ubicada a pocos metros de la Ruta 5 Sur. Tras un arduo trabajo, encabezado por organismos de emergencia, que se extendió hasta el miércoles por la mañana, el cuerpo sin vida del menor logró ser rescatado. Al respecto, la jefa comunal reconoció que no es poca la gente que en época estival concurre a dicha zona para “capear el calor”, aunque sepan que se trata “de algo riesgoso”. “Lo ocupa mucha gente que no puede salir a otro lado, que no puede salir a la playa (…) Vienen acá a refrescarse, porque no tienen otro lado”, dijo. Por desgracia, acotó, “no es la primera vez” que sucede un hecho de tales características, por lo mismo, desde el municipio solicitarán a quienes están a cargo del mencionado sector (bocatoma), que puedan establecer “un cierre perimetral” y mayores medidas de seguridad. Aquello se verá complementado con la instalación de señalética por parte del municipio, a fin de advertir los peligros que conlleva ingresar a las aguas del citado afluente, en aquel punto. “Vamos a colocar prohibido bañarse”, recalcó.

CONDOLENCIAS
Améstica también tuvo palabras para lamentar el fallecimiento del adolescente, quien desde un tiempo a esta parte estaba residiendo, junto a sus padres, en la comuna de Teno. Antes lo hacía en una vivienda del sector Sol de Septiembre de Curicó. Se trataba de un hijo único, quien también formaba parte de las filas de un club de volantineros (“Kamikaze”) que dirige su padre, teniendo como punto habitual de encuentro el cerro Carlos Condell. De hecho, por aquella actividad, le tocó acompañar a su padre a diversos puntos del país, a fin de participar en competencias.