Destacan la importancia de realzar el aporte de los escritores del Maule

0
328
¿Por qué leer la literatura maulina? Es la pregunta que intentan responder la directora de Extensión UCM, Bárbara Godoy; y el director de la Editorial UCM, José Tomás Labarthe.

Nombres. José Donoso, Emma Jauch, Pablo de Rokha, Efraín Barquero, Jorge González Bastías, Gladys Thein, el Abate Molina, Stella Corvalán, Hugo Correa, Valentín Letelier, Carmen Arriagada, Augusto Santelices, Mariano Latorre, son parte de una extensa lista, que muestra lo frondosa que ha sido la literatura maulina.

TALCA. La literatura maulina tiene mucho que decir. Nombres como Óscar Bustamante, Eduardo Anguita, Guillermo Blanco, Stella Corvalán, Margot Loyola, Pablo de Rokha e incluso Pablo Neruda, forman parte de los grandes autores que entrega una zona, que no solo destaca por sus imponentes paisajes, sino también por el talento de sus escritores y escritoras, que han sido capaces de otorgar identidad a la literatura nacional.

Bárbara Godoy, directora de Extensión, Arte y Cultura de la Universidad Católica del Maule (UCM), enfatiza que al referirnos a este tema, un punto importante a destacar, es visibilizar el estado actual de la literatura maulina y, por qué no, la presencia histórica de la mujer en ésta.

“Para empezar tenemos a Carmen Arriagada, quien además de ser una gran escritora en donde data un intercambio epistolar de cartas con Mauricio Rugendas, fue una tremenda activista, buscando la creación de un teatro y a la vez la fundación de un medio de prensa escrito ‘El Alfa’”, sostiene Godoy.

A lo anterior agregó que “posteriormente, nos encontramos con Stella Corvalán, nacida en Talca y reconocible por su cercanía al surrealismo con libros como: ‘Sombra en el aire’, ‘rostros del Mar’ y ‘La luna rota’, es -a la vez-  parte del grupo de escritores del año 38, en su poesía está impresa la hondura de lo femenino, la emocionalidad y las ausencias presentes en su historia”.

Del mismo modo, la directora de Extensión UCM resaltó en que hay poetas que han sido capaces de llevar a la belleza de la palabra temáticas tan crueles y actuales como la violencia y la desigualdad, como es el caso de Daniela Sol.  También se encuentra la reconocida poeta y ensayista Silvia Rodríguez, la recordada ‘Profeta de bares’, con su poética erótica y temáticas que fluctúan en la mujer, el silencio y la marginalidad. Su último libro, Ultrajada, le colocaría la piel de gallina a cualquiera.

Para Bárbara Godoy, es importante dentro de este recorrido también mencionar el trabajo de mujeres que no han nacido en el Maule, pero que han escrito sobre estos paisajes de una manera muy sensible, como es el caso de Valeria Maino con su libro, ‘La navegación del Maule: una vía de conexión con el exterior: 1794-1898’”.

“Las huellas de las letras de mujeres recién están apareciendo con un lento caminar, pero que sin duda irá en crecimiento y se consolidará como una puesta en valor de las letras femeninas en y desde el Maule”, apuntó.

LITERATURA PARA RECONOCER Y RECONOCERNOS

A juicio de José Tomás Labarthe, director de la Editorial de la UCM, los grandes personajes de la literatura en el Maule son muchísimos y como ejercicio es muy interesante pensar en el rescate, en las y los que ya no están: José Donoso, Emma Jauch, Pablo de Rokha, Efraín Barquero, Jorge González Bastías, Gladys Thein, el Abate Molina, Stella Corvalán, Hugo Correa, Valentín Letelier, Carmen Arriagada, Augusto Santelices, Mariano Latorre, una extensa lista, que muestra lo frondosa que ha sido la literatura en la región.

“Recomiendo leer literatura de autores de raigambre maulina o que pasaron temporadas en el Maule, no por mero entusiasmo regional, sino porque hay obras notables. Libros enormes como ‘Casa de campo’, de José Donoso, que permiten comprender en clave la dictadura chilena. Poesía personal y a la vez ambiciosa como ‘El derrumbe de occidente’, de Claudio Giaconi, quien en un poema llamado Pliego de peticiones abre con los versos: ‘No borren del mapa a la plaza de mi pueblo’, que no ha perdido un pelo de vigencia, porque la buena poesía, por muy local que sea, tiene esa universalidad que lo atraviesa todo”, comentó Labarthe.

“Emma Jauch tiene un libro llamado ‘Quién soy’ que, al hablar de ella, termina hablando del paisaje, del territorio que la circunda, entregándonos mayores luces sobre el medio que nos configura. Copio textual un pasaje que pienso que retrata a muchos de los habitantes de nuestras comunas y que pinta un panorama actual de la tierra: ‘No importa que haya que emigrar en busca de trabajo, que el suelo sea pobre y erosionado, no importan las malas cosechas, las plagas, conejos y terremotos incluidos. El maulino pena y muere por su tierra y por su rio’”, continuó explicando.

Y agregó que “Esto lo dijo en 1978 y en parte es memorable por eso, por su vigencia, por su capacidad de adelantarse y de interpretar algo que es permanente, que es transversal a los habitantes y a su hábitat: cierta pobreza y cierta riqueza, el carácter, las dinámicas. En fin, recomiendo leer literatura maulina para reconocer y reconocernos”, señaló.