Confirman investigación por mujer que resultó lesionada por impacto de bala

0
551

CURICÓ. “En curso” se encuentra la respectiva investigación que busca aclarar los hechos relacionados a una vecina del sector Vaticano, de 63 años, que resultó con una herida en su cabeza producto de una “bala loca” o “bala perdida”, mientras se encontraba en el patio de su domicilio. Se trata de un hecho que ocurrió el martes de la semana recién pasada. 

En tal contexto, la mujer fue trasladada hasta el Hospital de Emergencia de Curicó, donde se le diagnosticó lesiones leves producto de un impacto “en el cráneo”. Con los antecedentes en mano, el Ministerio Público ordenó a personal de la Brigada de Homicidios (BH) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Curicó llevar a cabo las diligencias de rigor, a fin de poder “aclarar” las circunstancias que rodean dicha situación. 

Sobre el tema, el prefecto de la Policía de Investigaciones (PDI) de Curicó, Gino Gutiérrez, formuló un llamado a la comunidad para que haga las respectivas denuncias, por ejemplo, al nivel 134, “ya que la seguridad de las personas debe primar por sobre todo”. La idea, dijo, es “no encubrir hechos que, a la larga, pueden generar un mal mayor”. A mayor abundamiento, recalcó que tal tipo de alertas se pueden concretar de “manera anónima”. Junto con ello, Gutiérrez recalcó la importancia de que, tras escuchar algún tipo de detonación que podría estar relacionada a un arma de fuego, las personas “no deben exponerse” de manera innecesaria. En otras palabras, la idea es que “no salgan a ver lo que está pasando”, lo cual no debe ser confundido con “esconderse”, sino que con “tomar los resguardos” del caso. 

Por desgracia, lo que sucedió con la citada mujer no se trata de un “caso aislado” en el propio sector Vaticano. Además se dio cuenta del ingreso de una “bala loca” (también conocidas como “bala perdida”) a otro domicilio, aunque sin generar lesiones en ninguno de sus moradores, ya que tras “rebotar” en el techo, la munición fue a caer sobre la cama de uno de los dormitorios. Se trata de situaciones que tienen “preocupados y atemorizados” a quienes residen en tal punto de la ciudad.