“El retiro del 10% es lo único que tienen personas que no han recibido ninguna ayuda del Gobierno”

0
180
Para Soraya Apablaza, presidenta provincial Talca de la CUT, la pandemia ha perjudicado laboralmente más a las mujeres que a los hombres.

Dirigente. Asegura que crisis sanitaria ha golpeado con más fuerza a las mujeres, en la pérdida de sus fuentes de trabajo.

TALCA. Por primera vez, pero debido a la actual emergencia sanitaria, la Central Unitaria de Trabajadores conmemoró el 1 de mayo con un acto virtual y al que convocó a chilenos y chilenas que residen en el extranjero.

El Día Internacional del Trabajo fue la oportunidad que la presidenta provincial de la multigremial, Soraya Apablaza, tuvo para hacer varias reflexiones sobre la realidad que vive hoy el mundo del trabajo en un contexto de pandemia.

Partió con que han sido las mujeres las más afectadas laboralmente e incluso anticipó que de no haber medidas más efectivas y serias para ayudar a las familias damnificadas social y económicamente, podría venir otro estallido social.

Para la dirigente, el retiro del 10% desde las AFP es lo único que tienen aquellas personas que no han recibido ninguna ayuda del Gobierno.

Asimismo, denunció que una agenda de trabajo decente que se venía abordando con representantes de trabajadores, empresarios y autoridades, dejó de funcionar abruptamente y sin que nadie diera una explicación.

EFECTOS

¿Desde la visión de la CUT, cómo ha afectado la pandemia al mundo laboral en el país y la región?

“Las más golpeadas por la pandemia han sido las mujeres y muchas de ellas, jefas de hogar, han perdido sus trabajos y no se visualiza la recuperación de estos puestos de trabajo en un corto o mediano plazo. Por ejemplo, en el retail ha habido un porcentaje muy alto de personas que han quedado sin empleo y la mayoría son mujeres… Todo esto está afectando fuertemente la calidad de vida, hay desesperación de la gente de ver cómo se le van acumulando las deudas.

Esta situación laboral generada por la pandemia, sumada al estallido social, nos genera mucha preocupación y si (las autoridades) no son capaces de adoptar medidas serias podríamos, incluso, estar frente a un nuevo estallido social. Cuando a una persona le falta el pan en la mesa, cuando no tiene qué darle de comer a los hijos o cubrirle sus necesidades, eso no lo resiste y estamos en ese límite”.

Apunta que el tercer retiro del 10% de las AFP será un alivio, “porque, en el fondo, es la única ayuda real que le ha llegado a toda la gente que necesita con urgencia y que son personas que no han recibido ninguno de los bonos que ha entregado el Gobierno”.

¿Cómo han sentido el trato que el Gobierno le ha dado a los trabajadores en este contexto de crisis sanitaria?

“Hay algunos ministros, como del Trabajo o Hacienda, que tienen que forzar para sentarse a conversar con los trabajadores, a través de la CUT, para poder discutir, por ejemplo, el salario mínimo. La CUT entregó una propuesta frente a la crisis sanitaria y estoy segura que nada de eso se consideró; por ejemplo, contemplaba la aplicación de impuestos a la riqueza, de donde pueden salir recursos para la gente que necesita. Esta crisis ha hecho más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Lamentablemente, no hay empatía ni interés de querer trabajar con las organizaciones de los trabajadores por parte del Gobierno”.

TRABAJO DECENTE

Soraya Apablaza recordó que, en el 2011, junto a las autoridades de la época, se implementó una agenda de trabajo decente, con participación de empleadores, trabajadores y el Gobierno, más el apoyo técnico de la Organización Internacional del Trabajo -OIT-. Sin embargo, se queja que después de eso nunca más fue convocada.

“Nunca más se convocó a una reunión. Incluso, quedaron dineros aprobados del Gobierno Regional para el funcionamiento de esta agenda durante todo el 2018 y nunca supimos qué ocurrió. Esta situación se la informamos al exintendente Pablo Milad y al actual, Juan Eduardo Prieto; a la Seremi del Trabajo… Hemos golpeado todas las puertas y si es necesario lo seguiremos haciendo, pero llevamos más de tres años y esas puertas no se abren”.

La presidenta de la multigremial sostiene que, si esa agenda estuviera activa, con ejes temáticos en salud, seguridad en los ambientes del trabajo, habría sido un aporte importante frente a la actual crisis sanitaria.

Insistió que de esta instancia salieron múltiples iniciativas, todas aprobadas, pero que ahora nadie se acuerda de eso.

¿Qué explicaciones

le han dado?

“Ninguna e incluso el director de la OIT, con quien tenemos una estrecha relación, tampoco tiene explicación. Nadie nos ha dado una respuesta de por qué se suspendió esa agenda”.

ESPERANZA

“Queremos entregarle a la comunidad un mensaje esperanzador. El 1 de mayo reciente conmemoramos las luchas por los derechos laborales, que hoy están prácticamente suspendidos. Es necesario entender que, pese a esta crisis sanitaria, lo importante es recordar, conmemorar y organizarse para defender y que se respeten esos derechos. Por el Estado de Excepción Constitucional, hay dirigentes sindicales que han perdido ese derecho de cumplir su rol, ya que no se les permite reunirse con sus asociados o visitarlos; al dirigente se le está dando la misma categoría del resto de los ciudadanos, y todo el mundo guarda silencio”.