Decretan prisión preventiva para joven que lanzó piedra sobre cabeza de un carabinero

0
395

Durante horario de toque de queda. Según lo manifestado por el fiscal (s) Gonzalo Lanza, mediante elementos contundentes “como fierros y piedras”, dos personas (padre e hijo) procedieron a amenazar al personal policial que se encontraba presente en la citada unidad policial.

Molina. Tras las rejas quedó un joven de 20 años que, con una piedra “de grandes dimensiones”, atacó a un carabinero al exterior de las dependencias de la Cuarta Comisaría de Molina.

Según lo manifestado por el fiscal (s) Gonzalo Lanza, el hecho se remite a la jornada del miércoles, cuando pasadas las 21:00 horas, dos personas (un padre con su hijo) arribaron hasta el frontis de la citada unidad policial, ubicada en la intersección de las calles Libertad con Maipú, procediendo a amenazar “mediante elementos contundentes”, como fierros y piedras, al personal policial que se encontraba presente en aquel punto.

“En el momento del despliegue del personal policial, uno de funcionarios de Carabineros resbaló, cayendo al suelo. Aprovechando su estado de indefensión, el imputado premunido de una piedra de más de tres kilogramos, procedió a impactarle fuertemente en el cráneo de un funcionario policial, con claras intenciones de quitarle la vida”, dijo.     

DETENCIÓN

En tal contexto, tanto el padre como su hijo fueron detenidos, siendo puestos ayer a disposición de la justicia. Por su parte, el carabinero herido fue rápidamente trasladado hasta el hospital de la comuna. Respecto a la persona que perpetró el ataque con la piedra, se indicó que corresponde a Boris Serey Díaz, quien fue formalizado por los siguientes delitos: homicidio frustrado en contra de personal policial, amenazas en contra de otros funcionarios policiales, además por estar en la vía pública sin un documento que lo autorizara, considerando que ya se había iniciado el horario de toque de queda, norma que rige para todo el país.

Por su parte, sobre su padre, identificado como Mauricio Serey Cortés, se imputaron cargos por amenazas a funcionarios policiales, lesiones leves también en contra de un funcionario policial (ya que se resistió a su detención), por no contar con el permiso para transitar en toque de queda y por daños.

Sobre el último punto, “alrededor de cinco días antes, había concurrido a la institución policial ya mencionada, y mediante piedras procedió a romper la mampara que se encuentra a la entrada del cuartel de la Cuarta Comisaría de Molina”, subrayó Lanza.

FORMALIZADOS

Con tales antecedentes en mano, el Juzgado de Garantía de Molina determinó cursar la medida cautelar más gravosa sobre el joven (Boris Serey), es decir, la prisión preventiva.

Por su parte, en el caso del otro sujeto formalizado (Mauricio Serey), el tribunal optó por establecer un arresto domiciliario nocturno, como asimismo la prohibición de acercamiento, tanto a la unidad policial ya mencionada, como a los funcionarios que fueron atacados. Por último, se informó que el juzgado determinó establecer en dicha causa un plazo de investigación de 45 días.