Con una grúa roban vehículo de funcionario del Hospital de Curicó

0
978
Este registro fotográfico corresponde a semanas anteriores, cuando el propio funcionario del hospital sufrió, en particular, el robo de las patentes de su vehículo.

En plena madrugada, donde rige el “Toque de Queda”. El registro de cámaras de seguridad particulares da cuenta de aquel hecho, antecedentes que ya están en manos de la Policía de Investigaciones. Víctima del robo formuló llamado a fin de obtener información respecto a su paradero.

CURICÓ. A través de redes sociales, un funcionario del Hospital de Emergencia de Curicó dio a conocer que, durante la semana pasada, sufrió el robo de su vehículo, el cual permanecía estacionado en las inmediaciones de dicho recinto, en lo puntual, en calle Buen Pastor, entre Chacabuco y Membrillar. La particularidad del robo es que ocurrió en plena madrugada, donde rige el denominado “Toque de Queda”, para lo cual, los responsables utilizaron una grúa para retirar el automóvil. Aquello quedó plasmado gracias al registro de cámaras de seguridad particulares, que dan cuenta de aquel hecho, antecedentes que ya están en manos de la Policía de Investigaciones (PDI), donde el afectado realizó la correspondiente denuncia, sin tener a la fecha mayores novedades respecto a su paradero o las personas implicadas. 
Respecto a sus características, el funcionario del hospital identificado como Julio Barrera Mora señaló que se trata de un vehículo marca Peugueot, año 2008, placa patente GZFF 73, color blanco, el cual al momento del robo estaba sin sus patentes, ya que se las habían robado “hace unas semanas atrás, también mientras trabajaba”. “Las únicas características que lo distinguen son que la puerta del portamaletas está dañada la pintura por el sol y se ve amarillenta, además de un pequeño piquete al lado del símbolo de la marca en el capot”, dijo.
Junto con realizar el respectivo llamado a quienes tengan algún tipo de información sobre el paradero de su vehículo, para que faciliten tales datos a los organismos correspondientes, Barrera no ocultó su “rabia, pena e impotencia” de haber sido una víctima más de la delincuencia, tratándose de un funcionario que presta servicios en la UCI Covid del Hospital de Emergencia de Curicó, con turnos de 24 horas, “arriesgando” su salud y la de su familia. En tal contexto, solicitó que su caso pueda ser difundido, esperando de tal manera conseguir algún antecedente que permita poder recuperar el automóvil.