Ola de calor rompería récords de temperaturas en el Maule

0
1587
Hay que cuidarse del sol. Se recomienda no exponerse innecesariamente y menos en los horarios de mayor intensidad, entre el mediodía y las 17:00 horas.

Máxima alerta. La preocupación está centrada en la salud de las personas, animales, los cultivos agrícolas y riesgos de incendios forestales.

TALCA. Hace calor y se nota. Algo que no debería extrañar en esta época del año. Sin embargo, en estos momentos se trata de una ola de calor -invasión de masas de aire muy cálido en una zona- extensa, de 10 días, y que se prolonga desde la región de Coquimbo, hasta la del Biobío, y con la posibilidad de romper récords históricos de altas temperaturas en zonas como el Maule.
La máxima histórica en esta región, es de 38,3° el 26 de enero de 2017, y para estos días se espera que los termómetros se eleven a los 39 y 40 grados.
Patricio González, agroclimatólogo de la Universidad de Talca, dio cuenta de este escenario previsto en un estudio realizado en agosto del año pasado, relacionado con el cambio climático, y que proyectó estas temperaturas extremas para enero y/o febrero y que es coincidente además, con lo anunciado por la Dirección Meteorológica de Chile y de sitios como MeteoChile. “Dentro de esta ola de calor, el domingo y hasta el miércoles, en el Maule las temperaturas van a llegar a los 38 y 39 grados en las zonas urbanas, como Curicó, Talca, Linares, pero en las áreas rurales, del secano, como Curepto, Nirivilo, Huerta de Maule y Cauquenes, las temperaturas pueden estar entre los 39 y 40 grados, especialmente los días lunes y martes que va a ser lo más fuerte”, afirmó González.
En esta ola de calor que comenzó a afectar desde ayer a una gran macrozona del país, va a tener los puntos más cálidos en el Maule, Ñuble, Biobío, y se espera que los nuevos récords de temperaturas se registren no solo en Talca, sino que también en Curicó, Chillán, Los Ángeles  e incluso en Santiago. El experto señaló que es probable que una ola de calor se vuelva a repetir en febrero, quizás no tan extensa en días, pero sí con temperaturas extremas sobre los 37 y 38 grados para el Maule. “Son olas de calor que van a ser constantes en los próximos veranos”, enfatizó.

CUIDADO CON EL CALOR
La ocurrencia de tan altas temperaturas es una preocupación para la salud de las personas. Y es que un golpe de calor o de sol, puede llegar a ser incluso mortal, por lo que los especialistas recomiendan no exponerse a ello. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Católica y de University College London, liderados por Yasna Palmeiro, investigadora asociada del Centro de Políticas Públicas UC y de Lancet Countdown Latinoamérica, logró estimar por primera vez a nivel nacional y regional, la cantidad de muertes adicionales causadas por olas de calor en los años 2017 y 2019. En 2017, las olas de calor afectaron desde la Región Metropolitana hasta Los Lagos, con temperaturas que alcanzaron los 43ºC en Chillán, estimándose 584 muertes adicionales por el calor en Chile en solo 21 días, entre el 11 de enero al 31 de enero de 2017. Mientras que, en 2019, las olas de calor fueron geográficamente más extensas, afectando casi todo el territorio nacional y con una máxima registrada de 42º en Temuco, alcanzando los 245 fallecimientos en exceso por esta causa, medido entre el 23 de enero al 7 de febrero de 2019.
Por lo mismo, desde el Senapred (Servicio Nacional de Prevención y Respuestas ante Desastres), están llamando a tomar las precauciones y resguardos necesarios para mitigar los riesgos frente a las altas temperaturas y que en el caso de las personas, apuntan fundamentalmente a no exponerse al sol, hidratarse, usar protector solar y ropa adecuada.

ADULTOS MAYORES
En tanto, desde la Fundación Las Rosas se hizo un especial llamado a poner atención en las personas mayores, quienes se muestran más vulnerables a sufrir consecuencias, debido al aumento del calor. Los síntomas más comunes de los golpes de calor en personas mayores son mareos, somnolencia, dolor de cabeza, pulso rápido, respiración alterada, calambres y en los casos más graves, debilidad general, pérdida de conciencia y convulsiones. El geriatra de la Fundación Las Rosas, Alejandro Ceriani, explicó que el organismo de las personas mayores cambia, específicamente su composición corporal de agua, la cual disminuye, por lo que la hidratación se hace aún más necesaria, para proteger su salud y bienestar durante una ola de calor. “Hay que privilegiar el agua, las frutas y las verduras para hidratar, también sirven las sopas que tanto gustan a las personas mayores. Lo que hay que evitar es la cafeína, el alcohol o las bebidas carbonatadas”, recalcó.

MASCOTAS
En el caso de las mascotas, se recomienda no sacarlas a pasear en horarios de calor y con el pavimento caliente, habilitar un lugar con sombra para que se cobijen y además, proporcionarles agua fresca.