Cristian “Pin” Ávila y su permanente convivencia con el gol y los títulos

0
1547
Cristian Ávila con la camiseta de Cauquenes, celebró el título regional de selecciones adultas de ANFA e irá al nacional de Peumo.

Artillero oriundo de Villa Alegre. Solo en la última década, suma un título de Chile, una final nacional y ahora en una semana fue dos veces monarca regional del fútbol aficionado: Santa Rita de Pelarco y Selección de Cauquenes.

TALCA. No es común que un futbolista amateur logre dos títulos regionales en una semana y con distintas camisetas. Pero Cristian “Pin” Ávila hizo la gracia. El sábado 18 de noviembre con Santa Rita de Pelarco logró el título regional en la copa Fenfur serie de honor y el domingo 26, como refuerzo de Cauquenes, sumó el título regional de selecciones adultas ANFA. En ambas el atacante de 34 años de edad, 90 kilos de pesos y 1 metro 80 de estatura fue protagonista. Para la final del fútbol rural marcó el primero y asistió para el segundo, mientras que por Cauquenes anotó el empate en los 90 minutos.

HISTORIA
El reconocido delantero nacido en Villa Alegre (15-09-1989), vistió camiseta de tres selecciones en las eliminatorias, ello porque su calidad y capacidad goleadora sedujo a sus rivales de turno para solicitarlo de refuerzo. Inició el proceso con San Javier, luego reforzó a Río Claro y terminó jugando la final en partido único por Cauquenes. “Es bonito que te vayan pidiendo de refuerzo y acepté las invitaciones. En San Javier nos confiamos un poco, en Río Claro llegué a un grupo de mucha experiencia y en Cauquenes un plantel joven y con mucha hambre de ganar cosas. En todos lados me recibieron muy bien, como uno más y quizás la sensación más especial fue decidir jugar la final por Cauquenes, porque era solo un partido. Hice goles con todas las camisetas y cumplí la meta de llegar a otro nacional que tendría que ser el último”, acotó el artillero.

EXPERIENCIA NACIONAL
En todo caso, los campeonatos nacionales de selecciones adultas son amigables con el “Pin” Ávila. El 2014 siendo jugador de Juventud de Villa Alegre reforzó la selección de la Villa San Agustín de Talca en el nacional de Molina y de la mano de Manuel “Monono” González fue campeón de Chile, marcando el 3-1 en la final contra Velásquez de la Metropolitana. En el 2019 llega al título regional con San Javier y se inscriben en el Nacional de selecciones adultas ANFA en Punta Arenas, siendo vicecampeones de Chile cayendo en la final ante Tocopilla. “Han sido muchos los goles marcados, pero se me vienen a la memoria tres y todos en nacionales. Los dos ante el local en Punta Arenas en cuartos de final y diez mil personas en contra. En el mismo torneo el 1-0 que convertí en semifinales a Barrio Norte en el minuto noventa y el 3-1 que dio paso a la celebración con la San Agustín en Molina”, acotó el artillero que en el 2019 fue artillero regional y nacional.

MANO A MANO
“Creo que yo y el fútbol amateur regional estamos empatados, porque ambos nos hemos regalado momentos muy hermosos. Hoy se ve un poco de agresividad, líos con los árbitros y eso en lo personal me llevó a no ir con mis hijos a las canchas por una cuestión de seguridad. La otra diferencia que se marca es en la parte física y ahí tengo que destacar lo que hacen varios clubes de la Villa San Agustín que entrenan dos veces por semana y asistencia superior a los 20 jugadores”, indicó.
No obstante, reconoce que quedó con una “espinita” de no incursionar en el fútbol profesional. “En el último año en cadetes de Rangers, sufrí una fractura de tibia y peroné que es lesión grave y eso quizás influyó un poco para proyectarme en el ámbito profesional. Aparte que en esos años había escaso promoción al primer equipo a diferencia de que hoy deben cumplir los sub 21 minutos en cancha como exigencia de las bases. Tampoco busqué otros horizontes y me puse a trabajar. Hoy viendo el nivel en el profesionalismo, creo que no me hubiese ido mal, pero ya está. Me quedan solo lindos recuerdos de cadetes en Rangers y por cierto el esfuerzo que hacía mi mamá para pagar los pasajes de Villa Alegre a Talca y era solo hasta el terminal y después caminando al Estadio”, reflexiona Cristian Ávila.

TRAYECTORIA
Los inicios fueron en Luis Gutiérrez de Villa Alegre y desde allí con 15 años de edad salta a las divisiones menores de Rangers para jugar desde la sub 16 a sub 19. Posteriormente celebra títulos locales en serie de honor en Naranjal (Villa Alegre), Juventud de Villa Alegre y desde el 2016 hasta el 30 de noviembre en Tricolor de San Javier. “Felizmente mi rendimiento y los goles siempre han generado que me ofrezcan jugar en muchos clubes, pero a la hora de decidir pongo sobre la balanza cosas como la calidad del grupo, ya que me considero un líder positivo, me gusta potenciar las buenas relaciones con los compañeros, ayudar a los dirigentes, lograr cosas y a cambio de eso mi entrega es total. Soy un jugador respetuoso y me siento querido. En mi paso por Tricolor me sentí pleno fuera y dentro de la cancha, con un grupo fantástico y personas como Cristian Riffo y Roberto Montecinos que son un siete. Ellos entendieron que mi paso a Seminario es cumplir el sueño de jugar en Talca, el Interregional, Copa Chile y facilitar que la familia vaya a la cancha”, sostuvo el 23 de los goles, que en la actualidad enfrenta un duro entrenamiento físico con Juvenil Seminario y recibió una beca de preparación fisca en Nutrientrena. “Mi principal característica es la potencia así es que voy a entrenar duro en diciembre y enfrentar la agitada agenda del verano. Felizmente no he tenido dolencias musculares a pesar de la seguidilla de partidos”, acotó.

FAMILIAR
“Entrenar al menos dos veces a la semana, jugar los fines de semana, el trabajo y a veces también jugar en la semana trae sus costos familiares, pero mi pareja (Fernanda) me apoya y asume que el fútbol para mí ha sido la pasión de toda una vida. Tengo dos hijos Vicente (cuatro años) y Renata (nueve años) que son todo para mí y hay que darle su tiempo. Vicente le gusta mucho la pelota y lo veo con condiciones, pero no lo voy a apurar ni presionar para que juegue porque es muy chico aún, pero se ve bueno (ríe)”, señaló el futbolista que no solo tiene por delante el Nacional ANFA en Peumo, sino que además el Nacional de Fenfur en Pucón y el Interregional Zona Sur de clubes en honor en Talca con la polera de Juvenil Seminario.