MOP invertirá 150 mil millones de pesos para rehabilitar rutas cortadas en el Maule

0
1497
Para recuperar la transitabilidad en Maitenhuapi se proyectan tres soluciones: badén, puente mecano y viaducto definitivo (foto MOP).

Recuperación de la conectividad. Además, en Maitenhuapi se proyectan tres soluciones: badén, puente mecano y viaducto definitivo.

TALCA. Una inversión del orden de 150 mil millones de pesos ejecutará el Ministerio de Obras Públicas (MOP) en el Maule, para rehabilitar rutas que aún presentan problemas de conectividad producto de los daños causados por los sistemas frontales de junio y agosto, que golpearon a la zona centro sur del país y particularmente a esta región.
Con esta inversión de recursos se espera restablecer la transitabilidad en rutas de suma importancia como la J-25 y J-55, en la provincia de Curicó, para acceder al sector de Los Queñes y el Paso Vergara, también la ruta CH-115, Paso Internacional Pehuenche, el acceso al cajón Curillinque-Cajón de Salas entre las provincias de Talca y Linares y la ruta L-571 en la precordillera de la comuna de Parral, entre otras. Así por ejemplo, en el caso de la ruta J-55, se adjudicará un contrato para reparar el camino hasta la mitad, para luego en los siguientes meses avanzar con un segundo tramo. En tanto, para la ruta CH-115, que lleva al paso Pehuenche, la próxima semana se espera adjudicar los trabajos de reparación de un camino que está con problemas desde el primer evento en junio y que ayer, incluso motivó la protestas de algunos vecinos por la demora en la reparación y apertura. Esta ruta internacional tiene además una importancia estratégica, por cuanto es la mejor opción de tránsito cuando el paso fronterizo Los Libertadores no se encuentra operativo. Así lo dio a conocer la ministra de Obras Públicas, Jessica López, en contacto con el programa radial “Al mal tiempo, buena radio”, de la emisora Mágica y que compartió la información con diario La Prensa. 

AVANCES
Si bien el Gobierno aún no termina de elaborar y presentar el Plan de Reconstrucción encomendado a raíz del evento climático de junio, la ministra Jessica López informó de los avances de su cartera en el proceso de recuperación y solución de los daños, ocasionados por los temporales en el Maule. En total fueron alrededor de 400 puntos los afectados en las provincias de Talca, Curicó, Linares y Cauquenes, existiendo un 80% de recuperación.  Además, hay que considerar que una buena parte de los trabajos de reparación o recuperación que se realizaron luego del primer sistema frontal, resultaron dañados con el segundo frente de lluvias e inundaciones. Después del segundo evento (agosto) se han estado realizando nuevas obras e invirtiendo recursos importantes, quedando por realizar las tareas más complejas. “Lo que queda por hacer es lo más complicado y, lo que va a tomar más tiempo probablemente”, advirtió la ministra.

MAITENHUAPI
Durante esta nueva visita al Maule, Jessica López concurrió hasta el sector de Maitenhuapi, que durante el sistema frontal de agosto sufrió la destrucción de un puente en la ruta K-440, que une las comunas de San Rafael y Talca. Al respecto, informó tres soluciones para Maitenhuapi y mitigar así los problemas que viven las familias de dicho lugar. La primera, en el corto plazo, es la habilitación de un badén que permita el tránsito de vehículos livianos. En el mediano plazo, la instalación de un puente mecano que es rápido de armar, pero que requiere el fortalecimiento de las bases del terreno y ello tomaría tiempo de ejecución de cuatro a cinco meses. Con este tipo de estructura se podrá estar funcionando uno o dos años, mientras se empieza a avanzar hacia la solución definitiva que será el diseño y posterior construcción de un nuevo puente en el lugar. Esta misma planificación y ejecución de trabajos se implementará también en el sector de Chupallar, en la precordillera de Linares, y en la ruta L-391, sobre el río Putagán, en Colbún.

La autoridad del MOP visitó nuevamente el Maule en el marco de un despliegue de varios secretarios de Estado.

RÍO MATAQUITO
Otro punto crítico es la situación del río Mataquito, el que creció y se desbordó inundando en dos ocasiones la comuna de Licantén. En este caso, desde el MOP se espera hacer un encauzamiento del eje del río, para luego cuando haya bajado lo suficiente el cauce, introducir máquinas y avanzar con el enrocado. “Tenemos alrededor de 114 kilómetros de enrocado que hacer, en tramos pequeños, tanto para proteger poblados y zonas agrícolas. Todo lo que tiene que ver con el río Mataquito, desde Rauco hacia la costa es un gran tema”, dijo. En general, en materia de cauces, se efectuarán encauzamientos para posteriormente poder construir defensas fluviales, mientras en paralelo se terminan de resolver dificultades en servicios de agua potable rural.

¿CÓMO NOS PREPARAMOS MEJOR?
La preocupación en el MOP no solo está centrada en lo que hay que hacer ahora, sino que también en el futuro, en los eventos climáticos que se podrían volver a registrar y poner a prueba nuevamente la preparación del Maule y el resto del país.
“El problema no es la infraestructura que tenemos, sino el tipo de eventos que estamos viviendo. Estos dos eventos fueron fuertísimos, con una cantidad de agua que no se había registrado en demasiadas décadas”, dijo la secretaria de Estado, agregando que “nos estamos preparando porque el fenómeno del niño se advierte con comportamientos, que pueden seguir ocasionando situaciones de riesgo y provocando dificultades a las comunidades”.
En lo inmediato, señaló la importancia de avanzar con un sistema de gestión hídrica, que permita desarrollar una coordinación efectiva con distintos actores para la descarga gradual del agua de los embalses frente a episodios como los vividos. La idea es poder anticiparse, y dicho en palabras simples, “hacer espacio en los embalses para las lluvias” y así evitar que estos se vean sobrepasados. “Hay que invertir en sistemas de gestión del agua y de riego que nos permita regular los caudales”, dijo.
Asimismo, comunicó la determinación de avanzar en la construcción y habilitación de embalses. “Estamos muy decididos a impulsar la política de embalses, acelerar la ejecución de embalses. Son elementos no solo de acumulación, sino que también de regulación”, enfatizó la autoridad, destacando que su impacto es positivo para la agricultura y también para la protección de las personas.

RESPONSABILIDAD
Por último, la ministra del MOP dio cuenta de la responsabilidad que le cabe al Estado, en dar protección a la población y también a la de las personas de asentarse y construir viviendas en zonas no inundables, algo que se debe considerar y tomar en serio, dado los eventos climáticos registrados en junio y agosto.
La autoridad del MOP visitó nuevamente el Maule, en el marco de un despliegue de varios secretarios de Estado que viajaron hasta esta región, para desarrollar agendas propias de cada cartera y también abordar temas de agenda nacional, como el sistema de pensiones.