Colistas y ahora sin DT

0
2329
El clásico se tiñó de rojo, futbolísticamente los albirrojos siguen al debe y matemáticamente se mantienen las esperanzas por la permanencia.

No levantan cabeza. Tras perder el clásico ante Ñublense, Curicó Unido sigue en zona de descenso directo, cuando ya restan seis fechas para el término del campeonato. “Coto” Ribera dijo adiós con un escaso 18,5% de rendimiento.

CURICÓ. Clásico 55 entre Curicó Unido y Ñublense de Chillán. En la previa ya se hicieron sentir las hinchas y el ambiente de fútbol se hizo presente temprano en la ciudad. Poco a poco el estadio comenzó a recibir a su ferviente público y el partido se tornó especial para ambas escuadras: el Curi con su imperiosa necesidad de volver a ganar estancado en el fondo de la tabla y luego de seis fechas sin saber de victorias, mientras los chillanejos que veían el debut de Hernán Caputto como su nuevo entrenador, tras la salida del histórico Jaime García. No llegaban por lesión Cahais, Nadruz y Henríquez, sí regresó al equipo Ronald de la Fuente y “JJ” sorprendía con Bustamante como titular. Arbitraje de Miguel Araos en una agradable tarde de cielos parcialmente despejados sobre Curicó, empañados antes del pitazo inicial por el lanzamiento de tronadores y bombas de ruido que estallaron al borde de la cancha dañando la pierna de un camarógrafo de TNT Sports, quien debió ser asistido y trasladado en ambulancia a un centro asistencial por sus peligrosas quemaduras.    

RÁPIDO UN-DOS
Primer tiempo y golpe inmediato al mentón del equipo curicano. El partido recién amanecía y tras saque lateral al área curicana y despeje de Merlo, cerca de la media luna del área, el volante visitante Lorenzo Reyes clavó un potente voleo que infló las mallas curicanas para un tempranero 0-1 a favor de Ñublense. El Curi siente el golpe, no se encuentra futbolísticamente y al minuto 20 una pelota cae a la franja derecha donde Cerezo entra en solitario al área curicana, centra atrás y Patricio Rubio empalma de zurda para clavarla junto al palo derecho de Cerda para un sorpresivo 0-2. Recién a los 29’ un cabezazo alto de Figueroa avisa en arco chillanejo y tras cartón, Cerezo aprovecha una tole tole y fusila a Cerda quien logra responder tapando el potente remate. Sandoval a los 31’ eleva tirando de media distancia y sobre el final Oyarzo otra vez inquieta a favor de la visita con un tiro ancho cuando el equipo curicano mejoraba en control, conexión e intención ofensiva. Otro tibio cabezazo de Figueroa tras centro de Castro cerró el ataque de un primer tiempo que finalizó con Rubio desperdiciando un rápido contragolpe. 0-2 para Curicó Unido en una pobre primera fracción.  

Los curicanos comienzan a buscar su nuevo técnico, sin descartarse el interinato de quienes dirigen el fútbol joven.

CERCA DEL DESCUENTO
Cabrera, Ortiz y Zavala ingresaron en el arranque del segundo tiempo en un Curicó Unido que mejoró. Y el clásico encendió motores con inmediato perforación y remate de Zavala al travesaño al minuto de juego, y luego con un centro del mismo delantero que es despejado en la boca del arco por Cerezo cuando Coelho estaba listo para descontar. El partido se encendía más con roces y dimes y diretes entre jugadores y también con un tiro libre de Sandoval que exige el vuelo de Pérez para desviar. El Curi merecía el descuento. Ñublense respondió a los 59’ con un tiro libre de Soza que desvió Cerda y la pelota terminó pegando en el travesaño y luego con envenenado remate de Oyarzo que logró desviar el arquero curicano a los 61’. En la jugada siguiente, Castro gastó nuevamente los guantes de Pérez y el partido se cerró a los 69’ con error en la salida curicana y veloz ataque visitante comandado por Ismael Soza quien encara, entra al área y define cruzado para un contundente 0-3. De ahí nada más, salvo un tronador que fue lanzado al centro de la cancha al minuto 85 y que provocó una nueva detención del encuentro por este uso de fuegos de artificio, que seguramente será informado por el árbitro del encuentro y que podría significar una sanción para la hinchada curicana. 

EL ADIÓS DEL COTO
Tras el partido, los jugadores abandonaron el estadio en vant de seguridad, los dirigentes se reunieron en zona de camarines y en punto de prensa, Juan José Ribera acompañado por el presidente, gerente técnico y dirigentes curicanos terminó confirmando su salida de la banca técnica albirroja: “Reconozco cuando me equivoco, doy la cara y resignamos parte de nuestro contrato para que el club pueda cambiar de técnico. Dimos todo, entregamos todo, fuimos profesionales. He tenido un año muy difícil desde lo familiar, no pudimos, y lo más sensato es dar un paso al costado. Pedir perdón a los hinchas. Estamos dando la cara, el futbol es así, la vida es así, nos tocó la mala y esperamos que en estos seis partidos el equipo pueda salir adelante”, señaló Ribera, quien dice adiós de Curicó Unido luego de nueve partidos dirigidos sumando un triunfo, dos empates y seis derrotas, con cinco goles a favor y 18 en contra, sumando cinco puntos de 27 posibles arrastrando un escaso 18,5% de rendimiento. Los curicanos comienzan a buscar su nuevo técnico, sin descartarse el interinato de quienes dirigen el fútbol joven, donde destacan Juan Aliaga y Mauricio Benavente, quienes podrían asumir como dupla técnica para estas seis finales restantes.     

“Reconozco cuando me equivoco, doy la cara y resignamos parte de nuestro contrato para que el club pueda cambiar de técnico”, dijo el ahora exentrenador albirrojo.

ESCENARIO ACTUAL
Con este resultado, Curicó Unido sigue estancado con 21 puntos en el fondo de la tabla en zona de descenso directo, a la espera de lo que hagan hoy sus rivales directos por la permanencia. Copiapó que suma 23 y recibe a la “U” y Magallanes que tiene 22 y será visitante frente a la UC. En la próxima fecha, el Curi será visitante el sábado 30 de septiembre en Santa Laura frente a la Unión Española, antes de recibir en La Granja el domingo 8 de octubre al puntero Cobresal.