Gremio del comercio expresa inquietud por efectos colaterales del sistema frontal

0
617
El gremio del comercio está viviendo momentos críticos. Esto tras la emergencia climática que se generó estos días.

Múltiples perjuicios. Los locatarios esperan una ayuda concreta por parte del Gobierno.

CURICÓ. Preocupación existe entre dirigentes del rubro del comercio, respecto a los perjuicios que tendrá esta emergencia climática en el sector que no ha podido repuntar desde la pandemia que nos afectó como país. “Han sido dos emergencias muy seguidas, lo que esta dañando enormemente al área agrícola y tendrá consecuencias negativas para las ventas”, indicó Víctor Dacaret, presidente de la Cámara de Comercio de Curicó, quien añadió que al subir los precios de los productos agrícolas, se dañará a quienes expenden estos productos. En tanto, la dirigenta de Fedemaule, Valentina Bravo Ponce, expresó que los comerciantes licanteninos son los más perjudicados por este segundo frente de mal tiempo. “En la primera salida del río Mataquito, la comunidad no alcanzó a reaccionar, por la carencia de medidas preventivas”, precisó la dirigenta, quien añadió que en esta segunda emergencia, los comerciantes han resultado muy afectados. “Lo más lamentable es que el gremio del comercio no ha recibido ayuda alguna de parte del Gobierno. En ese sentido, hay una falta de empatía de envergadura y las personas están hastiadas de las promesas que no se cumplen”, aseveró.

MEDIDAS
Por esa razón, el gremio desea que el Gobierno agilice la puesta en marcha de medidas que vayan en directa ayuda de los locatarios afectados. Estos no solo se encuentran en el sector costero, sino que en toda la provincia. “Esperamos que exista una ayuda efectiva para el comercio y, de esa manera, podamos salir adelante”, enfatizó Dacaret. Para la dirigenta de Fedemaule, en tanto, sería bueno que se implementen las siguientes medidas, exención de pago de patentes comerciales por al menos un año, reprogramación de créditos y postergación de pago por al menos tres meses, sin recargo de intereses, subsidios y créditos blandos para reactivar emprendimientos afectados por pérdidas sobre el 50% de sus activos, apoyo efectivo a empresas y trabajadores que hayan quedado inoperativas, respecto a temas de sueldos y pagos de imposiciones, postergación del pago de cuotas de contribuciones sin aplicación de multas e intereses.