Se requiere una millonaria inversión para recuperar infraestructura dañada tras sistema frontal

0
714
Respecto al daño a caminos propiamente tal, el punto más complejo claramente es el que se presenta en la ruta J-55, donde entre los kilómetros 30 y 38 hay al menos cuatro importantes afectaciones en la vía.

Considerando solo la provincia de Curicó. Respecto a la reparación de caminos, se indicó que los plazos de las faenas podrían fluctuar entre ocho a 10 meses, teniendo como gran excepción lo que ocurre en la ruta J-55.

CURICÓ. Convocados por el delegado presidencial provincial José Patricio Correa, autoridades a nivel regional de la seremi de Obras Públicas, se reunieron en dependencias del Edificio de los Servicios Públicos, lugar donde dieron a conocer los detalles del denominado plan preliminar de emergencia y de reconstrucción de la infraestructura que resultó dañada tras el sistema frontal del pasado mes de junio.
En términos generales, se indicó que solo a nivel de la provincia cabecera norte del Maule se estima que, de manera tentativa, se requerirán invertir más de 12 mil 600 millones de pesos, lo que se vería traducido en sobre una veintena de proyectos, todos destinados a recuperar infraestructura que estaba “bajo resguardo” del Ministerio de Obras Públicas (MOP), dejándola a lo menos con los estándares que presentaba hasta antes del aludido evento. Hablamos de caminos, defensas fluviales, Servicio Sanitario Rural (SSR), entre otros proyectos.  

FASES
En la actividad, el delegado estuvo acompañado por el seremi de Obras Públicas, Renzo Casas-Cordero; el director de Planeamiento del MOP en el Maule, Eduardo Gutiérrez; el director regional de la DOH, Héctor Manosalva y el director regional de Vialidad, Manuel Salinas. Respecto del citado plan, durante su presentación, se indicó que detenta de a lo menos tres etapas o fases. La primera es la atención de la emergencia propiamente tal, donde el MOP ha utilizado recursos tanto propios como de emergencia. La segunda es la recuperación temprana (que sigue en marcha), donde la idea es abordar aquello que ha tenido un daño moderado a grave. Por ejemplo, en el caso de los caminos, simplemente se busca rehabilitar la conectividad, aunque no sea con los “estándares que había con anterioridad”. Y la tercera fase es la recuperación definitiva. Sobre esta última, se indicó que es paralela a la segunda, donde por el daño mayor que ya fue identificado, necesariamente se requiere el desarrollo de estudios preliminares, licitaciones o bien la adquisición de bienes y servicios, para poder rehabilitar la infraestructura dañada.  

La presentación del plan preliminar de emergencia y de reconstrucción de la infraestructura que resultó dañada tras el temporal de junio, se llevó a cabo en dependencias del Edificio de los Servicios Públicos de Curicó.

CATASTRO
En términos generales, en la provincia de Curicó el catastro de daños, separados por los servicios del MOP es el siguiente: Dirección de Vialidad, se identificaron al menos 24 “afectaciones”, de las cuales 13 ya han sido solucionadas y 11 que todavía están pendientes. En cuanto a la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), en lo puntual, en Servicio Sanitario Rural (SSR), se identificaron cuatro sistemas afectados. Tres de ellos ya están solucionados, quedando pendiente el ubicado en el sector Placilla, comuna de Licantén, que necesariamente requiere el desarrollo de un proyecto mayor para su recuperación (esto ante la magnitud del daño). También desde lo pertinente a la DOH, se logró identificar el socavamiento de terreno en al menos 15 sectores, que pertenecen a los ríos Teno, Lontué y Mataquito. Y desde la Dirección General de Aguas (DGA), se identificó al menos la necesidad de llevar a cabo seis proyectos. Como se trata de un plan “preliminar”, se recalcó que corresponde a un catastro que perfectamente “podría seguir aumentando”. 

RUTAS
Respecto al daño a caminos propiamente tal, el punto más complejo claramente es el que se presenta en la ruta J-55 (camino a Los Queñes, comuna de Romeral), donde entre los kilómetros 30 y 38 hay al menos cuatro importantes afectaciones en la vía. Respecto a otros caminos, el detalle es el siguiente: ruta J-25, hay una afectación que es un socavón en el kilómetro 30; camino Radal Siete Tazas (J-755), está transitable, pero con precaución, ya que presenta erosiones desde el kilómetro 19 al 27; ruta J-741, del kilómetro 15 al 16 se está sacando material que obstruye el camino; ruta J-65, kilómetro 32, sector Las Buitreras una pista habilitada, tránsito con precaución y la ruta J-60, la cual a pesar de los daños que experimentó, a lo menos ya está totalmente “reconectada”.  

PLAZOS
Respecto a los tiempos ligados a las faenas de los proyectos, se indicó que se verán modificados “dependiendo de distintas variables”, tanto administrativas como técnicas. Por ejemplo, en términos generales, respecto a la reparación de los daños en las rutas, se indicó que se requerirá al menos entre ocho a 10 meses de trabajos, teniendo como gran excepción lo que ocurre en la ruta J-55, puesto que se necesariamente se deberá dar curso al desarrollo de estudios de ingeniería.