Javiera Toro: “Este proceso de reconstrucción lo hacemos todos y todas”

0
579
La ministra de Bienes Nacionales y hoy encargada de la reconstrucción, Javiera Toro, indicó que el Plan tendrá acciones de corto y largo plazo, para así llegar a soluciones definitivas.

Ministra de Bienes Nacionales. Encargada del plan post catástrofe climática abordó el rol protagónico del Estado en esto, pero también la importancia de sumar al mundo privado y la sociedad. Y sobre el Maule, apuntó las principales urgencias a emprender.

TALCA. Javiera Toro, ministra de Bienes Nacionales, tiene un desafío enorme: liderar el proceso de reconstrucción en las regiones donde el sistema frontal de junio golpeó fuertemente y dejando severas consecuencias. Sabe que el Estado es un actor protagonista en esto, pero también tiene la convicción que es un proceso que debe sumar otras voluntades y esfuerzos. En dos semanas más espera dar a conocer los ejes definitivos del plan de reconstrucción el que tendrá medidas en el corto y largo plazo.
Javiera Toro ha recorrido el Maule, con la certeza de que es una de las zonas más afectadas con la emergencia climática y donde se requiere avanzar con celeridad.
En medio de su apretada agenda, se dio tiempo para una entrevista vía correo con diario La Prensa, y entregar su mirada frente a la catástrofe, sus consecuencias y lecciones, y sobre el trabajo de recuperación y reconstrucción.

¿Cómo recibe el nombramiento del Presidente de encargada de la reconstrucción tras las inundaciones?
“Lo recibo con mucha responsabilidad y lo asumo con total compromiso. Es una tarea compleja e importante y estoy trabajando desde el mismo día en que el Presidente me dio este mandato. Haré todo mi esfuerzo y pondré todas las herramientas que me han sido otorgadas para coordinar de la mejor manera este proceso de reconstrucción y llegar con respuestas definitivas a todas las personas que sufrieron los efectos de este sistema frontal. No los vamos a dejar solos”.

¿Qué actores se suman a esta reconstrucción?
“En este proceso todos son importantes. Por supuesto que el Estado es el primero que debe llegar a las personas damnificadas y así lo estamos haciendo con las ayudas tempranas y avanzando en este Plan de Recuperación y Reconstrucción, pero también son muy importantes en esta etapa de soluciones definitivas la sociedad civil y los privados.
Quiero aprovechar de hacer un llamado. Ésta es una emergencia que debemos enfrentar como país y esperamos que todos los que puedan aportar lo hagan, porque se trata de ir en ayuda directa de las personas. Esta semana estuvimos con los encargados del Fondo de Reconstrucción, que es la instancia a través de la que se pueden canalizar ayudas de manera eficiente y transparente. Como gobierno hemos dicho que nadie se quedará solo y sabemos que éste es un sentimiento de todo el país. Este proceso de reconstrucción lo hacemos todos y todas”.

¿Será una reconstrucción de emergencia o de soluciones definitivas?
“Hay dos etapas en este proceso: lo que actualmente se está haciendo, que es avanzar en soluciones de la emergencia, con el proceso de recuperación y ayudas tempranas, que incluye viviendas de emergencia, pero hay una segunda etapa que son soluciones de más largo plazo. Vamos a diseñar un plan que va a atender cada una de las consecuencias y daños que dejó el sistema frontal”.

¿Cuánta será la inversión para llevar a cabo la reconstrucción en el país?
“El Presidente fue muy claro en señalar que estarán disponibles todos los recursos necesarios para llevar adelante la reconstrucción. Nuestro Gobierno ya puso a disposición $87 mil millones de pesos para ayudas tempranas, y debemos evaluar con la información detallada de las necesidades y en coordinación con otros ministerios y gobiernos locales una estimación más clara de cuántos recursos se requerirán para el proceso de reconstrucción definitiva. El Estado es el primero que debe llegar y así ha sido. Pero también quiero reiterar en esta etapa la importancia de la sociedad civil y los privados, como ha ocurrido en otras emergencias”.

CATASTRO Y TAREAS
¿Cuál es el catastro final a nivel nacional de damnificados, viviendas destruidas o dañadas, caminos y puentes deteriorados?
“El 6 de julio Senapred dio cuenta de un total de 28.321 damnificados, 1.465 albergados, 3.209 viviendas con daño menor, otras 4.564 con daño mayor y 1.759 destruidas. En términos de conectividad, ya se han reparado 126 rutas y ocho puentes y el MOP sigue trabajando. Por supuesto, son soluciones de emergencia y habrá obras que pueden tomar hasta un par de años. Uno de los compromisos que asumimos como gobierno en este proceso es que cada uno de los damnificados de esta emergencia reciban ayuda del Estado”.

Y en la Región del Maule, ¿Cuál es el catastro definitivo?
“Lamentablemente la Región del Maule fue una de las zonas más afectadas y donde tuvimos que lamentar la muerte de una persona y la desaparición de otra, además de registrar 14 mil damnificados. Por eso el Presidente Gabriel Boric y yo, como ministra encargada de la reconstrucción, hemos estado particularmente preocupados de acompañar a las personas de la región. Hace pocos días instalamos viviendas de emergencia y vamos a seguir acompañándolos en todo el proceso”.

¿En el Maule cuáles son las mayores urgencias y en qué zonas o comunas?
“Hay distintas realidades incluso entre comunas de la región, y por eso estamos recogiendo desde las autoridades locales y también vecinas y vecinos la situación particular de cada sector. Yo ya he visitado en dos ocasiones la región y he podido constatar la realidad, especialmente en mi primera visita en el Maule sur, en Linares y Longaví, donde la conectividad y la necesidad de materiales de construcción son parte de lo que las personas afectadas más necesitan. Luego, estuvimos con el Presidente entregando las primeras viviendas de emergencia en Molina. Hay un trabajo de recopilación de datos que estamos todavía realizando para poder hacer una planificación más detallada y ajustada a cada zona”

¿Cuáles serán las principales tareas de reconstrucción en el Maule?
“Los principales desafíos tienen que ver con la reconstrucción de viviendas, la conectividad y los canales de riego”.

¿Cuál es la hoja de ruta para llevar a cabo este proceso de reconstrucción? (plazos).
“Le puedo asegurar que se va a actuar con sentido de urgencia, pero al mismo tiempo con mucha responsabilidad. Y por eso ya estoy en ronda de reuniones con las autoridades respectivas para recoger su experiencia y asumir sus aprendizajes. Una vez que termine ese proceso, nos hemos planteado un plazo de dos semanas para dar a conocer los ejes de este plan y a partir de ello, vamos a trabajar en metas y plazos. Hemos pedido a los ministerios que nos presenten planes sectoriales de reconstrucción con diagnósticos, medidas y plazos comprometidos. Se debe considerar que algunas medidas son más de corto plazo, otras van a ser más de largo plazo, algunas estarán este año, seguramente hay algunas que todavía van a requerir un par de años, porque van a necesitar, por ejemplo, obras mayores. Aquí no solo estamos hablando de vivienda, también es una emergencia que ha dejado daños importantes en infraestructura, en conectividad, agricultura, entre otros”.

Entiendo que, desde su cartera, se buscará agilizar y acortar los plazos para la regularización de títulos de dominio. ¿Cuál es el impacto de eso en el plan de reconstrucción? “Efectivamente, ese es uno de los elementos de la reconstrucción y estamos realizando un proceso exprés, con plazos más acotados a los habituales, para poder regularizar propiedades en las regiones más golpeadas por la emergencia. Eso permite dar certezas a las personas, pero también poder acceder a beneficios del Estado. Es importante recordar en todo caso que para poder regularizar se deben cumplir siempre los requisitos legales”.

APRENDIZAJES

¿Qué lecciones se pueden sacar de todo lo que pasó con la catástrofe climática y cómo evitar que vuelvan a ocurrir tales efectos?
“Una de las características específicas de esta emergencia es que hay muchas viviendas que estaban emplazadas en lugares de riesgo, y en lugares que hace años no lo eran, pero por los efectos del cambio climático ahora sí lo son. Eso de todas maneras será parte del proceso de reconstrucción que me toca coordinar. Acá es muy relevante la planificación territorial y es parte de las conversaciones que he tenido con los gobernadores regionales. Uno de los desafíos que tenemos como país es que se puedan dictar los planes regionales de ordenamiento territorial”.

En definitiva, ¿Cómo estar mejor preparados para una eventual nueva emergencia climática?
“En eso es fundamental la coordinación del Estado y es lo que ha estado empujando nuestro Gobierno. Que el Estado actúe como uno solo, y no de manera disgregada. El Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres, Senapred, es la institucionalidad del Estado para prevenir y responder a los efectos de una emergencia, y ha ido incorporando aprendizajes de experiencias pasadas que ya se están aplicando. Cada emergencia tiene sus particularidades y, como dije, es importante en la prevención incorporar también los efectos del cambio climático y las características climáticas y naturales de los territorios, que es algo que también he conversado con la ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas”.

El área de vivienda es una de las más sensibles al momento de la reconstrucción, ¿Cómo espera que lo que ha pasado con el bullado caso de los convenios con fundaciones y cuestionadas asignaciones de recursos, no afecte la celeridad e imagen del plan que usted lidera?
“Este va a ser un proceso abierto a la ciudadanía, transparente. Sabemos que el Estado, el Gobierno, está bajo un escrutinio ciudadano importante y los más interesados en que eso se aclare somos nosotros mismos. Por lo tanto, en ese sentido, bienvenido el escrutinio público. En lo que respecta al plan de reconstrucción que vamos a presentar, va a quedar muy claro quién es el responsable de cada una de las medidas del plan de reconstrucción y cuál es la institución que tiene que ejecutarlas. Los recursos que son del Estado, de todas las chilenas y chilenos, se tienen que ocupar en mejorar la vida de las personas, y en este caso, en atender a las familias que fueron golpeadas por la emergencia”.