Comisión de Expertos acepta propuestas descentralizadoras

0
515
Ricardo Ortega, Heinrich von Baer, Jorge Navarrete y Christian Suárez encabezaron el encuentro donde se abordó la descentralización y su incorporación en la nueva Constitución Política de Chile.

Con miras a la nueva Constitución. De ser incorporadas las indicaciones presentadas por la Fundación Chile Descentralizado en la nueva Carta Fundamental, le permitiría a Chile avanzar en esta  materia y dejar los últimos lugares entre los países de la OCDE.

TALCA. La Comisión de Expertos que trabaja en el anteproyecto de la nueva Constitución Política de Chile y que luego entregará al Consejo Constitucional, acogió gran parte de las propuestas de descentralización presentadas por la Fundación Chile Descentralizado. De ser aceptadas e integradas a la nueva Carta Fundamental, le permitiría al país avanzar sustancialmente en este ámbito y abandonar los últimos lugares que hoy ostenta entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
Así lo dio a conocer ayer en Talca, Heinrich von Baer, representante de la Fundación Chile Descentralizado, indicando que esta aprobación les permite decir que “tenemos una fundada esperanza de que con este tremendo aporte en materia de descentralización, no hay razón de disputas ideológicas severas como las que dificultan y dividen. Esto es para unir a las regiones y al país en torno a una propuesta descentralizada”.
Agregó que “esperamos que estas propuestas se promuevan, defiendan con argumentos, se perfeccionen, se consoliden para que ojalá a fin de año podamos legar a las nuevas generaciones un Chile descentralizado y genuinamente desarrollado, con calidad de vida, no para algunos como es la situación actual, sino que para todos los habitantes de nuestro país, y no solo en algunas localidades, sino que en todas”.
Algunas de las normas constitucionales presentadas son: Forma de Estado: unitario y descentralizado; fortalecimiento de la descentralización del país y desarrollo equitativo entre las regiones, provincias y comunas; instituye el carácter de “gobierno” local de la municipalidad; autonomía a los gobiernos regionales y comunales para la gestión de sus asuntos; circunscribe a las provincias a una división administrativa del territorio y solo funciones administrativas de gobierno interior; instituye a nivel constitucional la descentralización fiscal; entrega a las municipalidades atribuciones normativas, financieras y fiscalizadoras, de coordinación, de complementariedad con la acción del gobierno regional y nacional; consagra la efectiva participación de la ciudadanía y de la sociedad civil y ,mandata a la ley para respetar y promover los derechos de los pueblos indígenas.

CHILE CENTRALISTA
Respecto de la situación del país en descentralización y en relación a otras naciones, Heinrich von Baer fue enfático en señalar que “Chile hoy lamentable y vergonzosamente es en América Latina y en la OCDE el país más severamente centralizado. En los países de la OCDE estamos en los últimos lugares de las decisiones sobre el presupuesto nacional que deciden los municipios y Gobierno Regionales”.
Mientras en otros países de la OCDE, el 60% de la inversión pública anual la deciden los municipios y los gobiernos regionales, Chile -dijo- “está en un impresentable 12%”.
Con la misma claridad, indicó que con esta propuesta en ningún caso se está transitando a un país federal, lo que -sostuvo- sería un paso abrupto e innecesario, con un costo burocrático innecesario y excesivo, sino que en realidad, puesto en práctica, durante décadas de trabajo, situaría a Chile en la posición intermedia de los países de la OCDE.
“Si a eso llegamos vamos a tener calidad de vida, accesible. Si eso se logra es un salto cuántico respecto de la situación actual”, insistió.
Explicó que se trata de transitar de un país altamente centralizado actual a un modelo de Estado que conserva la condición de unitario, pero solo en lo esencial, sobre un solo territorio, único e indivisible. Esto -señaló- no da a lugar autonomía territorial ni a un Estado dentro de un Estado. 

REPRESENTANTE PRESIDENCIAL
Ahora bien, con este modelo de Estado unitario descentralizado, en su opinión debe existir un representante del Presidente pero a nivel de la provincia que tiene carácter administrativo, y no en la región, como sucede hoy en día donde está presente la figura del delegado presidencial regional y que convive con la del gobernador(a) regional.
“Mantener en las manos del poder central la función del Gobierno Interior, Seguridad Ciudadana, Aduana, Extranjería, y esto se ejerce a nivel de las provincias. No hay necesidad de que ese representante esté a nivel regional y de provincias. No se produce la duplicidad con el gobernador electo y legitimado por la ciudadanía, y el gobernador puede pasar a ser explícito la primera autoridad de la región”, dijo.
Además, expresó la importancia de tener presente que cuando se habla de descentralización, no solo hay que pensar en la relación Santiago-regiones, sino que también en la descentralización intrarregional.
Y del mismo modo, instó a considerar el principio de responsabilidad fiscal, lo que se traduce en que “como pedimos más competencia, recursos y poder de decisión para regiones y comunas, debemos ser capaces de hacer un uso eficiente, eficaz, probo y transparente y que resguarde los equilibrios fiscales”.