Falleció Pablo Rodríguez periodista de diario La Prensa en Talca

0
1515
Pablo Daniel Agustín Rodríguez Rodríguez, falleció ayer a la edad de 60 años. Descansa en Paz, querido amigo.

Amigo y colega. Sus restos están siendo velados en la Parroquia Sagrada Familia de Talca, ubicada en 2 Norte 3.110, en la capital regional.

TALCA. A la edad de 60 años falleció ayer Pablo Daniel Agustín Rodríguez Rodríguez, periodista de la oficina regional de diario La Prensa en Talca, producto de una larga enfermedad. Su deceso se produjo en su domicilio particular, acompañado de su familia y de colegas que habían ido a despedirse.

TRAYECTORIA
Pablo Rodríguez tenía a su haber una dilatada trayectoria periodística, iniciada en 1987 en la entonces radio Campanario de Talca, donde condujo el programa “157 Comunicación Directa”. En ese mismo medio de comunicación, también integró el área de deportes.
En 1989 fue parte del equipo fundador de Diario El Centro que componían, entre otros periodistas, Jorge Veloso Manríquez (fallecido). Estuvo a cargo de las páginas deportivas, luego de las corresponsalías de comunas y, posteriormente, como editor.
Más tarde, integró el Departamento de Prensa de radio Fantástica de Talca, del canal de televisión de la Universidad de Talca (UTT), de los diarios La Séptima y La Región.
Asimismo, trabajó en Radio Bio Bío de Concepción por cerca de dos años. Regresó a Talca a radio Familia del Maule. Fue corresponsal de la revista Triunfo y colaboró en El Mercurio.
Desde hace más de 20 años trabajaba en Diario La Prensa, la que fue su última y más querida Casa Periodística.

SU HUELLA
Por su aporte al periodismo regional, había recibido una distinción del Gobierno Regional en el año 2007. Además, obtuvo un premio nacional por un reportaje que escribió sobre medio ambiente.
A lo anterior, se suman servicios voluntarios como Bombero de la Cuarta Compañía de Talca.
Dueño de una pluma insuperable, “Paolo” -como le decían sus más cercanos- era de las personas capaces de escribir una crónica a página completa con un par de datos. Una memoria envidiable, que le permitía recordar con facilidad fechas, nombres y episodios.

HASTA SIEMPRE
Culto, buen lector. Amante de la buena música y de su ídolo de todos los años, Neil Diamond, de quien se sabía todas las canciones, traducidas, por cierto. Crítico de cine y hasta actor aficionado. Cocinero por excelencia, siempre encargado de la parrilla en los eventos sociales de la oficina. Conversador, bueno para la risa, con anécdotas increíbles.
Fanático de la “U”, tanto así, que en el que era y será su escritorio, figura una imagen en cobre con la insignia del “chuncho”. Muchas historias y recuerdos quedarán de Pablo.
Para quienes fuimos sus colegas y amigos, aun con pena, nos queda la alegría de haberlo conocido y compartido tanto con él. Se fue antes, pero nos estará esperando para seguir con la charla y el café que quedaron inconclusos. Por ahora. Sus restos están siendo velados en la Parroquia Sagrada Familia de Talca, ubicada en 2 Norte 3.110, en la capital regional. Sus funerales se avisarán oportunamente.