La quiebra de constructoras dejará “cementerio” abandonado con cientos de obras a mitad de hacer

0
562
El estudio reveló la quiebra de 244 empresas constructoras durante los últimos tres semestres.

Crisis en el sector. Investigación de Universidad de Talca detectó quiebra de 244 empresas de la construcción durante los últimos tres semestres.

TALCA. Una investigación de la Universidad de Talca detectó la quiebra de 244 empresas en el sector de la construcción durante los últimos tres semestres, en base a datos emanados por la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento.
Esto corresponde a 58 empresas del rubro que quebraron el primer semestre de 2021, a las que se suman 76 del segundo semestre del año pasado y 110 compañías quebradas durante el primer semestre de este año.
La indagación fue realizada por el director de la Escuela de Ingeniería Civil en Obras Civiles de la Universidad de Talca, Armando Durán, quien explicó que el cierre de estas constructoras “es el reflejo del grave problema en que se encuentra la actividad económica en Chile”.
Comparando entre el primer semestre de 2021 y el primero de este año, el número aumentó en un 100%. “Las quiebras generan un efecto dominó de daño sobre los acreedores, fabricantes, subcontratistas y toda la cadena logística del desarrollo de proyectos”, agregó.  

RESULTADOS
En el primer semestre de 2021, el sector construcción alcanzó las 58 empresas declaradas en quiebra de un total de 253 compañías a nivel nacional, lo que equivale a un 23%, siendo el sector más afectado en este período.
En tanto, durante el segundo semestre del año pasado, las 76 empresas quebradas, correspondieron al 27% del total, que alcanzó las 282 instituciones, lo que significó un alza de un 4% respecto al período anterior, continuando la tendencia de ser el rubro más afectado por esta situación. 

EFECTO
El estudio detectó que las quiebras no se relacionan con la ciudad de origen o ubicación geográfica de las empresas, sino que con proyectos que fueron adjudicados con valores y precios de dos años atrás, pero que ahora se volvieron inviables debido a la inflación.
De acuerdo con el académico, al no concretarse los proyectos, se activa el mecanismo de las boletas de garantía, cuyo vencimiento afectó directamente a las empresas que debieron solicitar créditos bancarios convencionales, generando el consiguiente sobreendeudamiento.
“Esta situación afectará directamente el crecimiento del país en materias de infraestructura y descentralización, con lo que algunas regiones se verán nuevamente postergadas”, afirmó Durán. Y puntualizó que, “la crisis, probablemente, impulsará a que muchas de estas compañías quebradas emigren a otros rubros de la economía, dejando un cementerio abandonado de cientos de obras a mitad de construir en el territorio nacional”.