Concejal espera que pronto se termine con la “toma” en el río Guaiquillo

0
510
Sanz llamó a los ciudadanos extranjeros a postular a soluciones habitacionales como todos.

Señal. Francisco Sanz pidió a autoridades concretar medida o “quieren que se ocupen otros espacios públicos”, sostuvo.

CURICÓ. En estos días se cumple el plazo para concretar el decreto de demolición de las viviendas, las cuales son ocupadas por poco más de 300 personas en el sector surponiente de la comuna.

En contacto con diario La Prensa, Francisco Sanz afirmó que sacar a esas familias de ese lugar es la mejor medida para proteger su integridad física, especialmente, de los niños.

“Es un lote que está en una zona, donde hay un humedal, un río. Tiene que operatibizar el alcalde con su equipo el accionar, siempre resguardando la seguridad de todos y tratando a toda la gente con el máximo respeto y con las alternativas para una solución”, dijo.

Para el concejal por Curicó, lo importante es que se haga respetar el imperio de la ley y que “se restituyan estos terrenos como corresponde a la ciudad”.

Francisco Sanz espera que se tomen las medidas lo antes posible y que las autoridades adopten una postura activa. “Lo que no puede suceder es que, el Gobierno y el municipio, hagan la vista gorda a esto porque está afectando en el tema de la convivencia con los amigos de Dragones Sur, donde el ambiente está medio tenso”, indicó.

“A HACER LA FILA”

La autoridad comunal agregó que los ciudadanos extranjeros son bien recibidos, pero tienen que postular a una solución habitacional como cualquier persona. “Aquí hay muchos chilenos que han hecho la fila, que han postulado hasta ocho veces, hasta que les sale su casa. Es injusto para ellos que haya un grupo, que a lo mejor por la fuerza y de forma ilegal, tengan un terreno o una casa, cosa que no corresponde”, acotó.

El concejal sostuvo que de mantenerse la toma será una pésima señal. “Después de esto vamos a tener la Alameda, ¿vamos a parcelar el cerro Condell? En nuestro país decir la frase cumplir la ley es casi un pecado. La sociedad ha establecido leyes que las autoridades deben hacer respetar y los ciudadanos tenemos que acatar”, señaló.