Hacinamiento ligado a crisis económica por pandemia explicaría aumento de incendios

0
397
Durante el 2021 las cifras de incendios residenciales en el país aumentaron considerablemente en varias regiones.

Análisis. Que varias familias vivan en una misma casa podría estar vinculado al aumento de siniestros por sobrecarga de circuitos eléctricos en el país.

TALCA. Según datos de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) del Ministerio del Interior, durante el 2021 las cifras de incendios residenciales en el país aumentaron considerablemente en varias regiones.
Esta situación fue analizada por el director de la Escuela de Ingeniería Civil en Obras Civiles de la Universidad de Talca, Armando Durán, quien explicó que una de las razones posibles de este aumento, podría ser el hacinamiento de familias o personas en una misma casa, quienes hacen un uso excesivo y sobrecargan los sistemas eléctricos, pudiendo generar un incendio.
En este sentido, manifestó que, el problema de fondo se relacionaría a la crisis económica generada por la pandemia. “Los incendios de las últimas semanas se han visto, sobre todo, en sectores vulnerables, donde el acceso al crédito hipotecario y las altas tasas de interés para comprar o arrendar una vivienda se hacen imposibles de afrontar hoy”, indicó.
“Los ingresos de las familias no alcanzan para arrendar ni para comprar, o los hijos se casaron y no pueden ir a vivir solos con sus familias. Por lo que llegan nuevas personas a la misma casa a habitar, y consumen más corriente o han tenido que hacer ampliaciones, mejoras o subdivisiones internas, no siempre bajo los debidos estándares de seguridad”, planteó.

PREOCUPACIÓN
Según el académico, preocupa especialmente el riesgo de incendio que se corre entre las familias numerosas y de bajos recursos, viviendas sociales y casas antiguas que subarriendan piezas a muchas personas dentro de los mismos metros cuadrados.
“Se produce entonces un deterioro estructural. No solo vemos sobrecargas, sino que también hay más muebles y artefactos enchufados dentro de la misma casa, que muchas veces pasan a llevar las tuberías eléctricas, o las instalaciones que antes estaban visibles y que ahora quedan ocultas. Si se produce una pequeña chispa puede generar un siniestro”, alertó.
Por su parte, el director de la Escuela de Ingeniería Civil Mecatrónica de la misma institución, Daniel Díaz, explicó que, independiente del metraje cuadrado de una construcción, deben existir dos sistemas de seguridad establecidos por la norma eléctrica. “El protector automático, que resguarda en caso de que exista una sobrecarga o sobreconsumo eléctrico, por encima de la cantidad para la que fue diseñada, y el protector diferencial, que evita que exista una fuga o que dé la corriente al manipular los artefactos encendidos”, precisó.

CONSEJOS
El profesor Armando Durán indicó que, por lo general, los integrantes de un hogar suelen llegar desde su trabajo a la misma hora de la tarde y comienzan a ocupar todos los dispositivos al mismo tiempo. “Es importante planificar horarios distintos para cada usuario, de manera que puedan ocupar los artefactos”, sugirió.
“Se debe tener presente que todas las instalaciones y ampliaciones deben ser realizadas por técnicos autorizados. Y si corresponde, se debe efectuar un recambio en las instalaciones y equipos eléctricos, revisando desde el medidor externo hasta los cables interiores, sobre todo cuando se realiza un empalme y se modifican las potencias”, argumentó.

REGULARMENTE
El especialista planteó también que, se deben chequear regularmente los automáticos y los diferenciales, más si existe un alto número de electrodomésticos de uso diario. “Deben ubicarlos donde exista capacidad de potencia, protección eléctrica y buena accesibilidad, evitando usar zapatillas o alargadores”, mencionó.
El académico aconsejó, además, no dejar equipos funcionando durante el horario nocturno sin supervisión. “Muchos artefactos prendidos podrían colapsar la red por sobreconsumo, en especial en la noche, cuando los moradores no están atentos a chispas o señales de fuego”, advirtió.
De todas maneras, Daniel Díaz recordó que la responsabilidad final siempre recae en los usuarios, quienes “deben evitar acciones riesgosas, como colgarse de los cables del tendido eléctrico o sobrecargar un enchufe con varios artefactos al mismo tiempo.  Un buen consejo para todos es reemplazar las luces alógenas tradicionales por luces LED, que generan mayor dispersión de temperatura”.