Cerca de 30 mil pacientes en el Maule presentan insuficiencia renal avanzada y requieren diálisis

0
358

Tratamiento. Existen el trasplante, hemodiálisis y la peritoneo diálisis. Esta última, promueve mayor autonomía de la persona y es aplicada en el Hospital de Talca.

Talca. En el Maule hay cerca de 30 mil personas que padecen una insuficiencia renal avanzada, por lo que están próximas a requerir de diálisis. Muchos de esos pacientes desconocen que padezcan de esa enfermedad y concurren al médico cuando, a veces, los síntomas están muy avanzados.

Para tratar la insuficiencia renal avanzada hay varias opciones, como el trasplante, la hemodiálisis, y la peritoneo diálisis, siendo ésta última la menos conocida. La aplicación de una u otra -con sus ventajas y desventajas- dependerá de la evolución de la enfermedad y la decisión será decidida entre el paciente y el equipo médico de acuerdo a la condición clínica, familiar y de residencia del paciente.

Sobre la diálisis peritoneal, el Dr. Agustín Fuentes, nefrólogo, explicó que consiste en utilizar la membrana biológica del peritoneo, con el fin de poder retirar líquido y depurar la sangre de pacientes que han perdido la función de sus riñones, permitiendo la sobrevivencia de un importante número de personas que padecen esta enfermedad. “Históricamente, la diálisis peritoneal antecedió a la hemodiálisis, sin embargo, la dificultad inicial en su desarrollo permitió a la hemodiálisis posicionarse como alternativa única por mucho tiempo”.

En el Hospital Regional de Talca se desarrolla un programa que trabaja esta técnica desde hace once años, atendiendo a un total de 300 maulinos, permitiéndoles mejorar su calidad de vida y a muchos reincorporarse a la actividad laboral y escolar.

CARACTERÍSTICAS

El centro asistencial talquino es el único de la región que ejecuta esta terapia y actualmente atiende a 105 pacientes. La característica más importante de la diálisis peritoneal, es que se trata de una técnica que se realiza en el domicilio, otorgando autonomía e independencia al paciente. 

El Dr. Fuentes detalló que “por ser más lenta, requiere más tiempo de diálisis, debiendo realizarse diariamente. La mayoría de nuestros pacientes se dializan durante el período del sueño (noche), permitiendo dejar el día libre y poder trabajar o estudiar, en el caso de los pacientes que están en edad plenamente activa”, indicó el especialista.

La diálisis peritoneal se puede hacer manual, donde el paciente realiza dos a cuatro intercambios diarios, o automatizada, donde una máquina cicladora realiza los intercambios durante la noche mientras el paciente duerme.

SUPERVISIÓN

El especialista señaló que los usuarios se capacitan durante un mes con el equipo clínico sobre la conexión y desconexión de la diálisis, el funcionamiento de la cicladora y el reconocimiento de complicaciones, señalando que la experiencia ha sido positiva. “Hemos visto una buena rehabilitación en la mayoría de los pacientes, al punto de no parecer estar dializándose”, puntualizó.

Añadió que la supervisión es parte importante del protocolo de atención del programa para evitar en el tiempo errores en la técnica, ya que los pacientes deben mantener condiciones apropiadas del entorno para la conexión y desconexión (ambiente cerrado), higiene personal, lavado prolijo de manos, uso de mascarilla y aseo del orificio por donde entra el catéter al abdomen, todo lo cual aleja el riesgo de infecciones. 

“Existe variabilidad en su ocurrencia (infección), algunos pacientes han superado los ocho años sin peritonitis, en tanto otros la presentan antes del año. Ocurrida esta complicación, lo importante es el diagnóstico oportuno para un tratamiento precoz. El tratamiento es ambulatorio, con alta chance de curación”, precisó el Dr. Fuentes.