Juez aplica arraigo nacional a mujer que arrojó positivo a variante Delta

0
658
En esta imagen, exhibida en la audiencia, aparecen los tres imputados asistiendo al funeral, en vez de estar cumpliendo Cuarentena. (Captura canal Poder Judicial).

Denominada “paciente cero”.  La mujer con residencia en Estados Unidos tendrá que permanecer en Chile mientras dure la investigación.

SAN JAVIER.  El Ministerio Público formalizó investigación en contra del denominado “caso cero de la variante Delta” del Coronavirus y de otros dos familiares, por poner en riesgo la salud pública y no respetar medidas sanitarias dispuestas por la autoridad.

La principal imputada es Y.P.O., de 43 años de edad, de profesión enfermera y quien, de acuerdo a los antecedentes expuestos en la audiencia, llegó a Chile el 4 de junio proveniente de Miami (Estados Unidos) debido al fallecimiento de su padre. Arribó con un PCR negativo.

Por protocolo, la mujer debía realizar una cuarentena preventiva hasta el 13 de junio y por lo cual ingresó a un hotel de tránsito en Santiago, aunque fue autorizada para seguir el aislamiento en el domicilio familiar ubicado en la comuna de San Javier. Así, el 5 de junio salió desde la capital rumbo al sur, en un vehículo particular conducido por O.E.O., el marido de una hermana. La exigencia fue que no debían detenerse en el camino.

Sin embargo y de acuerdo al fiscal Patricio Caroca, hicieron una parada en un servicentro ubicado a la altura del kilómetro 61,9 donde se bajaron y tuvieron contacto con otras personas. Después, reanudaron el itinerario.

Ya en San Javier, arribaron a la vivienda ubicada en la población Luis Cruz Martínez, donde tuvo contacto con una de sus hermanas (E.P.O.). Sin embargo y lejos de haber mantenido ahí el resto de la Cuarentena, Y.P.O., su hermana y cuñado -quienes por protocolo también debían cumplirla- se dirigieron al cementerio parroquial para estar en el funeral. Estaban ahí otras 24 personas. Incluso, fue exhibido un video de una transmisión en vivo por Facebook en donde aparece en el ceremonial fúnebre.

El 12 de junio, a la mujer se le practicó un test de antígeno, el cual fue positivo a Covid-19, por lo que fue llevada a una residencia sanitaria en Cauquenes. Luego, un test PCR fue procesado en el ISP de Santiago, el que reveló la presencia de la variante Delta. Fue el primer caso del país.

ARTÍCULO 18

“La imputada debía respetar una Cuarentena (de diez días), no tener contacto con otras personas, no infringir esta burbuja sanitaria y, en este caso, ella, su cuñado y hermana, hicieron caso omiso de las instrucciones de la autoridad… poniendo en peligro a las personas que estaban en el lugar (funeral) y a los vecinos y vecinas de esta ciudad”, señaló el persecutor.

“Acá hay una persona contagiada y detectada con una variante más peligrosa y por ello creemos que este caso tiene unas particularidades que la hacen más grave”, complementó.

Los tres fueron formalizados por infringir el artículo 318 del Código Penal, esto es, poner en peligro la salud pública.

A ellos, el tribunal les impuso la medida cautelar de arraigo nacional durante los dos meses que durará la investigación de este caso. La pena que arriesgan va desde una multa hasta 5 años de presidio, dependiendo de las circunstancias.