Dueño de empresa sumariada calificó fiscalización como un “show mediático”

0
444

Descargos. A juicio de Cristian Ramos, el aludido procedimiento careció de “criterio”, tomando en consideración que su empresa (Onefit) “debe responder” a una serie de compromisos asociados a la fabricación de indumentaria deportiva, para equipos del fútbol profesional.

CURICÓ. En contacto con diario La Prensa, Cristian Ramos, propietario de la empresa Onefit, manifestó sus descargos respecto al procedimiento que derivó en una fiscalización al recinto que alberga la citada firma, en calle Carmen, donde intervino personal de la gobernación provincial, seremi de Salud, Carabineros, Policía de Investigaciones (PDI), la Dirección del Trabajo y del municipio.

En tal contexto, tomando en consideración las normas asociadas a la vigente pandemia (Covid-19), en una comuna bajo Cuarentena total, sobre un grupo de trabajadores se cursaron sumarios sanitarios, por ejercer labores sin contar con los permisos pertinentes. 

A juicio de Ramos, el aludido procedimiento (que se efectuó durante la jornada del miércoles de la presente semana) careció de “criterio”, tomando en consideración que su empresa “debe responder” a una serie de compromisos asociados a la fabricación de indumentaria deportiva, para equipos del fútbol profesional de nuestro país.

“Políticamente el Gobierno ocupa al fútbol chileno profesional para mantener a la gente en sus casas, es cosa de ver la programación, que se distribuye durante varios días, lo que obliga a los clubes a jugar, independiente de los contagios. Pero, sin embargo, nosotros, que somos los que proveemos la indumentaria oficial a muchos clubes en Chile (entre ellos, Curicó Unido, Huachipato, La Serena, Rangers, Ñublense, entre otros), no podemos trabajar, no somos esenciales”, dijo.

“Lamentablemente incurrimos en una falta del artículo 318, por trabajar con salvoconductos que no correspondían al rubro que estábamos ejerciendo ¿Por qué? Porque yo fui bloqueado el 5 de abril por la página que entrega los salvoconductos y no pude sacar más por Onefit. Cometí ese error, eran 12 personas, no 18 como se dijo. ¿Incumplí una norma? Obviamente la incumplí, y voy a responder por eso, pero primero está la necesidad de la gente, y la necesidad de las pymes por funcionar”, acotó.

Sobre el “conflicto” que, en definitiva, se presentó respecto a los permisos, Ramos dijo que se trató de un tema que fue advertido con antelación a diversos organismos y estamentos (por ejemplo, al propio presidente de la ANFP, Pablo Milad), sin recibir “ningún tipo de respuesta”. Por lo mismo, lamentó que el sumario en curso pueda derivar en la cancelación de una millonaria multa. 

REALES INTERESES

En términos generales, según Ramos, el propósito del procedimiento que se llevó a cabo en su empresa responde más bien a otro tipo de intereses, calificándolo como un “show mediático”.

“Aquí lo que pasó con todas las autoridades fue una justificación de su trabajo, para quedar bien ante la ciudadanía. Como que entre comillas están haciendo bien las cosas. Muchas cosas de las que se dijeron fueron mentiras. Ellos lo único que hicieron fue justificar su trabajo. Lo digo porque en Curicó la fiscalización nunca ha existido. Esto fue una denuncia ciudadana como lo señaló el gobernador (Roberto González), porque de lo contrario, nunca nos hubiesen encontrado, así como nunca han encontrado a mucha gente que necesita trabajar, que necesita cumplir compromisos y contratos”, subrayó.

Ramos indicó que quizás por “ignorancia o inoperancia” de su parte, su empresa no disponía de los aludidos permisos, lo cual se podría haber solucionado simplemente “ampliando el giro”, acción que ya llevó a cabo.

“Ahora Onefit es una empresa esencial, porque vamos a hacer mascarillas y vamos a hacer delantales quirúrgicos. Ya me desbloquearon y puedo sacar permisos colectivos para la gente, porque vamos a hacer otro tipo de implementos. Pero yo con el código anterior igual hacía mascarillas para colegios, mascarillas para regalarle a la gente, siempre hemos hecho cosas de primera necesidad”, indicó.

LLAMADO

Por último, Cristian Ramos también formuló un llamado a las autoridades para que aparezcan “no solamente para multar”, sino que también “para prevenir”, recalcando que sus empresas han cumplido con todas las exigencias sanitarias de rigor, llevando a cabo, por ejemplo, una toma de antígenos a sus trabajadores durante cada semana.

“Onefit es una empresa casi sin fines de lucro, porque nosotros cumplimos los compromisos casi por una publicidad, para potenciar una marca, no es para ganar dinero, por más que se venda la camiseta, por más que se venda la indumentaria, es en parte recuperar los canjes que nosotros tenemos con los clubes con un poco de publicidad. Si fuese porque somos avarientos y quisiéramos obtener recursos de esto, no es así, es solamente por cumplir los compromisos que el Gobierno y la política quieren que cumplamos, para que ellos sigan beneficiándose del fútbol profesional”, concluyó.