Fenómeno de La Niña amenaza a la Región del Maule en invierno

0
32418
El agroclimatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González, dio cuenta del complejo escenario en que se encuentra el Maule.

Complejo escenario. Agroclimatólogo Patricio González advierte que una prolongada caída pluviométrica por tres años podría llegar a complicar el habitual abastecimiento de agua potable.

TALCA. La Región del Maule va avanzando hacia una etapa de desertificación cálida. “Lo que estamos viendo en la Región de Coquimbo es un reflejo de lo que vamos a tener en la Región del Maule quizás hacia el 2030 y 2040. Eso es irreversible”, señaló Patricio González, agroclimatólogo de la Universidad de Talca. Y es que la Región del Maule está pasando por una crisis hídrica muy importante, en medio de una emergencia climática planetaria. “Estamos teniendo una Laguna del Maule que está apenas con un 30% de agua, los embalses Bullileo y Digua, y otros, están esperando que el invierno los vuelva a llenar”, agregó. La mala noticia es que está la amenaza del evento de La Niña para este invierno, lo que en este caso está asociado a la sequía. “Hay un 80% de que el evento del Niño termine ahora en otoño, va a haber un período de transición, y hay más de un 60% de probabilidad de que durante el invierno se instale el evento de La Niña que es un enfriamiento de la zona ecuatorial del Pacifico que a nosotros como región y Chile central nos trae una caída pluviométrica muy importante”, explicó el profesional del Centro de Investigación y Transferencia en Riego y Agroclimatología (CITRA) de la Universidad de Talca.
Se produce un bloqueo de altas presiones, mucho frío y heladas en invierno, mucha humedad, pero una caída pluviométrica considerable. Y los sistemas frontales se desplazan hacia el sur del país. Lo peor de todo sería la prolongación del fenómeno. “Hemos visto que este evento de La Niña podría durar dos o tres años”, afirmó González, lo que daría continuidad al proceso de mega sequía que se inició en el 2007, al menos en la zona central del país. “El clima se ha vuelto una amenaza. Esto podría ser muy crítico, incluso poner en riesgo el abastecimiento de agua potable”, enfatizó. Patricio González hizo estas declaraciones en el marco de una entrevista con Radar Informativo (Radio Marisol y Atentos Chile), donde abordó la emergencia climática y los efectos que está teniendo.

SIN AGUA
El agroclimatólogo advirtió que si el evento de La Niña dura tres años, es decir hasta el 2026, crecen “las probabilidades de que haya desabastecimiento de agua potable como ya ha sucedido en el secano costero de la Región del Maule, donde muchas localidades se están abasteciendo con camiones aljibes”. Indicó que en Chile hay más de 60 comunas con decreto de escasez hídrica y que “estamos insertos hace ya 15 años en un clima semiárido cálido. Esto se va a seguir profundizando”. “Si continúa este evento de La Niña por tres años, obviamente hay probabilidades de que algunas comunas del secano costero puedan seguir teniendo problemas de abastecimiento de agua potable”, insistió, extendiendo la preocupación a que “eventualmente algunas comunas del norte de la región puedan tener problemas de abastecimiento, porque el Maule se nutre fundamentalmente de aguas subterráneas que se alimenta del agua de lluvia que la va recargando año a año. Entonces ahí hay un riesgo”. “Todos los modelos indican que vamos hacia una desertificación cálida y eso es una pérdida importante de agua tanto a nivel de ríos como de napas subterráneas de las que se nutre la región para su agua potable”, enfatizó.

PROTOCOLO
Santiago tiene un protocolo de emergencia para enfrentar eventualmente una caída pluviométrica en los ríos Maipo y Mapocho que pudiera traer un déficit en el agua potable y actuar en caso de racionamiento. Tal vez sea el momento para que en el Maule también se piense en elaborar uno, de manera preventiva. “No con el motivo de alarmar a la población y generar miedo frente al futuro hídrico, sino que tener un protocolo para que en el caso de si esta situación se va profundizando hacia el 2026, en cuanto a la caída pluviométrica, tener un protocolo de respuesta que se pueda ir aplicando para las capitales provinciales, pero el secano costero hace mucho tiempo que se está nutriendo de camiones aljibes”, dijo.