Brindan recomendaciones por días de altas temperaturas

0
738
En tal contexto, la idea es evitar consecuencias en la salud, por ejemplo, un “golpe de calor”.

Alerta por máximas extremas. Exponerse al calor incesante de la calle, puede desencadenar un cuadro más grave que la deshidratación, que es el llamado “golpe de calor”.

SANTIAGO. Si bien la época estival está asociada a un incremento de las temperaturas, tal como lo habían adelantado los expertos, este verano se ha caracterizado por presentar máximas extremas. En tal contexto, Alejandro Núñez, docente de Enfermería de la Universidad del Desarrollo (UDD), entregó sus recomendaciones para evitar consecuencias en la salud a raíz de las altas temperaturas como, por ejemplo, un “golpe de calor”.

¿Qué es un golpe de calor y cómo identificarlo?
“Si me expongo durante varias horas a la radiación ultravioleta, por ejemplo, al calor incesante de la calle, puedo tener una condición más grave que la deshidratación, que es el llamado golpe de calor. Para identificar un golpe de calor, las primeras manifestaciones vienen con dolor de cabeza, un poco de letargo, un poco de sueño. En los adultos mayores se ha visto que tienden a desorientarse o a tener respuestas incoherentes ante una conversación normal. A medida que avanza este cuadro, la temperatura comienza a aumentar dentro del cuerpo y nuestros propios mecanismos de regulación de temperatura ya no funcionan. Nosotros, por ejemplo, para poder bajar la temperatura del cuerpo, sudamos. De esta manera, el sudor forma una película de agua que, junto con la brisa, tiende a enfriar el cuerpo. Cuando ya avanzamos en este cuadro de deshidratación, más un golpe de calor, dejamos de sudar. Por lo tanto, ya no tenemos una respuesta reguladora frente a nuestra propia temperatura. Además, la piel estará muy seca, la mucosa, es decir, lo que cubre, por ejemplo, la boca, estará muy seca”.

 ¿Quiénes son más propensos a sufrir un golpe de calor?
“Dentro de las poblaciones de riesgo se encuentran los adultos mayores. A medida que envejecemos, nos resulta mucho más difícil regular nuestra temperatura, los mecanismos de autorregulación son más ineficaces. Y, por otro lado, los niños, cuyo gran porcentaje de su cuerpo es agua, al deshidratarse, al exponerse al calor, también sufren rápidamente consecuencias con las altas temperaturas”.

¿Qué precauciones debo tomar para no sufrir un golpe de calor?
“Es muy importante mantenerse hidratado. Se suele escuchar que la ingesta de agua debe ser de dos litros por día, eso está bien. Dos litros de agua durante el día es suficiente para mantenernos hidratados y evitar estos golpes de calor. No se recomienda, por ejemplo, el consumo de alcohol. El alcohol, de hecho, deshidrata más. Para poder metabolizar el alcohol, nuestro cuerpo utiliza mucha agua. Y si bien es cierto que beber una cerveza helada, por ejemplo, podría refrescarnos, en el fondo nos deshidratará, porque la cerveza inhibe el mecanismo de control de la orina, entonces vamos a empezar a orinar mucho y eso provocará pérdida de agua”.

¿Qué recomendaciones se pueden hacer para quienes practican deporte con altas temperaturas?
“Si estoy en reposo, tengo mayor riesgo de sufrir un golpe de calor si la temperatura supera los 32 grados centígrados. Incluso cuando estoy descansando, puedo sufrir un golpe de calor. Sin embargo, si hago ejercicio, estoy realizando una actividad física o laboral en la etapa intermedia, basta con que la temperatura ambiente sea mayor a 25 grados para ya tener riesgo de un ataque de calor. Lo mejor es ejercitarse horarios donde hay menos radiación solar, muy temprano en la mañana, o cuando el sol se esconde, a las siete u ocho de la tarde. La idea es evitar la hora punta, que es entre las 12:00 y las 18:00 horas. Además, quienes hagan deporte pueden hidratarse con aguas con electrolitos”.