Siguen las reacciones luego del triunfo de la opción En Contra

0
798

Opiniones. Para el diputado Francisco Pulgar, tanto la derecha como la izquierda no supieron aprovechar “sus momentos”, y eso pone en el debate su capacidad por generar una estrategia que convoque.  En tanto, el consejero regional, Pablo del Río, dijo que queda claro que los extremos no le hacen bien a Chile.

TALCA. Como una instancia desaprovechada y de la que no hubo aprendizaje alguno de parte de los partidos políticos, calificó el diputado Francisco Pulgar, el proceso constitucional que se extendió por casi cuatro años y que concluyó con el triunfo de la opción En Contra.

A su juicio, tanto la derecha como la izquierda no supieron aprovechar “sus momentos”, y eso pone en el debate la capacidad de estos sectores por generar una estrategia efectiva que convoque a la ciudadanía más allá de las ideologías. 

“Tanto en septiembre de 2022 como ahora, estuvimos frente a un proceso impopular. La gente demostró que sea cual sea el texto que le pongan en la mesa, será rechazado; porque aquí hay un voto contra una clase política enquistada y contra los mismos de siempre. Los resultados de los procesos constitucionales hablan de una votación contra los extremos”, manifestó.

Para el diputado Pulgar, ambos sectores dilapidaron los procesos constitucionales, pues nadie fue capaz de sintonizar con la gente y por tanto, incapaces de encantar con propuestas de interés.

“No hubo aprendizajes y por tanto se terminó por generar un agotamiento constitucional. No hay autocríticas, porque acá todos explican los resultados y nadie asume los errores. La gente estaba desinformada y no se puede pretender tomar decisiones de Estado cuando hay un desconocimiento generalizado, y eso es responsabilidad de todos”, enfatizó.

Finalmente, Pulgar, indicó que para avanzar en aquellos cambios de fondo se hace necesario dejar las ideologías de lado, y abrir la participación.

PARTIDO RADICAL

Desde el Partido Radical, que apoyaba la opción En Contra, su presidente regional Pablo del Río, dijo que queda demostrado que los extremos no le hacen bien al país.

“Se cierra la discusión constitucional y ha quedado demostrado que los extremos no le hacen bien al país. Estuve con el En Contra porque la propuesta no era representativa e incluso peligrosa en muchos ámbitos y estamos conformes con los resultados, pero no nos podemos poner felices, han sido cuatro años de división y de incertidumbre para los chilenos, con dos oportunidades farreadas para tener una mejor Constitución”.

El llamado es ahora a todos los sectores políticos a trabajar por los temas que son urgentes para los chilenos, con menos politiquería, más diálogo y más consensos, aseguró.

El dirigente político reiteró que en la redacción del nuevo texto “no se aprendió de los errores del pasado” y por ello valoró la sensatez de la ciudadanía que mayoritariamente votó en contra. “Quienes hicieron esta Constitución, los republicanos principalmente, no aprendieron de los errores del pasado y eso se manifestó ya que fue un texto realizado por los extremos”.

Respecto de lo que viene, del Río, señaló que lo urgente es comenzar a trabajar en los temas importantes. “Atrás ha quedado la discusión constitucional. Tenemos que enfocarnos en trabajar en la seguridad, educación y salud y en tantos temas pendientes que tiene nuestro país. La derecha sucumbió ante la propuesta constitucional acomodada a sus doctrinas e ideologías, que imposibilitaba acuerdos transversales y de unión para todos y todas”, cerró.