Manuel Espinoza Ávila: Más de tres décadas fotografiando la historia de Curicó

0
2131
Manuel Espinoza es parte del patrimonio de La Prensa, a quien siempre reconocen en actividades y le piden fotografías.

Especial 125 años de diario La Prensa. “Uno ha pasado por varias cosas como accidentes, incendios… He pasado por varios Presidentes de Chile, donde nos pegábamos codazos con los guardaespaldas”, contó.

CURICÓ. Manuel Alonso Espinoza Ávila, 65 años, recordó que el editor de La Prensa en los años 90, Carlos Pozo, fue quien lo contactó. “En ese momento, yo estaba trabajando en el estudio Arévalo, que estaba al lado del diario. Yo era fotógrafo y laboratorista, pues hacía y tomaba las fotos”, dijo. Después de un incendio que afectó al laboratorio, trató de independizarse y emprender con un negocio propio. Sin embargo, lo contactaron de diario La Prensa para reemplazar al fotógrafo Patricio Arévalo, quien estaba enfermo. “Así llegué y estuve un año prestando servicios y después me contrataron en 1992”, acotó. Para Manuel Espinoza, el diario es algo muy querido y rememora sobre todo sus inicios. “Era súper bonito llegar a una familia nueva y todos se ponían la camiseta. No teníamos horario de entrada ni de salida. Una, dos o tres de la mañana, con lluvia o frío, estábamos ahí en la pega”, aseguró.

“SE PERDIÓ LA MAGIA”
Con el paso de los años, el trabajo de los reporteros gráficos ha cambiado y para Manuel se perdió un poco la magia. “Antes era más interesante y que te llenaba porque uno ponía en la máquina un rollo de 36 fotos y llegabas emocionado a revelar al laboratorio fotográfico, que formé en el diario”, aseveró. Agregó que cuando se miraba el negativo se sabía que se tenía en las manos. “De ahí se entraba a la ampliadora y se miraba la foto abajo. Ahí se tenía que revisar hasta lograr la fotografía. Ahora no ‘po’, uno aprieta unos botones y estamos listos, se perdió la magia”, admitió.

HITOS PERIODÍSTICOS
Por más de tres décadas, Manuel Espinoza ha fotografiado momentos históricos para Curicó y el país. “Uno ha pasado por varias cosas como accidentes, incendios… He pasado por varios Presidentes de Chile, donde nos pegábamos codazos con los guardaespaldas”, recordó entre risas. Agregó que después del terremoto del 27 de febrero del 2010, la comitiva presidencial abandonó a parte de los profesionales de la prensa que se trasladaron a Iloca para reportear la tragedia. “Nos dejaron botados en la costa y tuvimos que pedir ayuda a un colega que estaba allá y pasó por entremedio de los cerros y nos sacaron por el lado de Llico”, contó. Al reportero gráfico también se le viene a la memoria cuando nevó en Curicó el 8 de agosto 2007 y, obviamente, el movimiento telúrico de 2010, el que dejó a media ciudad entre escombros. “También me trae muchos recuerdos cuando el diario cumplió 100 años y sacamos la edición a color (la portada, la contraportada y las páginas centrales). En Curicó habíamos dos personas que sabíamos hacer foto a color y fue algo muy bonito”, sostuvo.