Madre e hijo formalizados por crimen en Torres del Vaticano

0
1118
Acusados siguieron la audiencia de manera remota.

Situación procesal. Él aparece como autor material del delito y quedó en prisión preventiva, mientras que ella tiene medidas cautelares menos gravosas.

CURICÓ. Con el pasar de los días, se despejaron algunas dudas sobre la participación de los dos imputados, en el homicidio de Héctor Manuel Gutiérrez Rivera, de 39 años, registrado la madrugada del domingo pasado.
Por el delito de homicidio, fue formalizado un joven, de 18 años, quien atacó a la víctima fatal luego de que su madre le dijera que había sido violada y golpeada en medio de una convivencia social. El acusado fue identificado con las iniciales D.R., quien declaró ante la PDI que actuó con rabia por la denuncia de su mamá, reconociendo que apuñaló mortalmente al sujeto (pareja informal de la mujer) con un cuchillo. El joven quedó en prisión preventiva por ser considerado un peligro para la seguridad de la sociedad y por la posibilidad de fuga, durante los dos meses que se extenderá la investigación de este caso.

INICIO DEL CONFLICTO
La mujer protagonista de esta historia es K.G.D., de 35 años, quien llegó a compartir con la víctima, el dueño de casa y otra mujer que se retiró antes del hecho de sangre. El problema surgió cuando ella se fue a recostar en la cama del hombre, quien arrendaba una pieza en uno de los departamentos de Torres del Vaticano. Según su testimonio, la víctima la violó y golpeó, por lo que se defendió atacándolo con un cenicero de vidrio, el que se quebró y con los restos lo apuñaló. Por ese ataque, la acusada fue formalizada por el delito de lesiones graves, quedando con las medidas cautelares de arraigo nacional y firma quincenal en Carabineros de Tutuquén, la unidad policial más cercana a su domicilio. Tras eso, pidió ayuda al guardia del condominio y llamó a su hijo, quien llegó rápidamente y tuvo el altercado con el agresor de su madre, a quien le quitó la vida, según él, en legítima defensa. El joven declaró que el arma blanca la tenía su contendor y que él en un descuido, se lo quitó para atacarlo, mientras que hay un testigo que señaló que el imputado llegó con el cuchillo al lugar del hecho.

ARGUMENTACIÓN
En la audiencia, el fiscal Juan Pablo Araya, sostuvo que el imputado siempre tuvo la intención de hacer justicia con sus manos y que, según el dueño del domicilio, el joven llevaba el arma. “Claramente tiene una intencionalidad de esa actuación y en este caso agrede al afectado… con lesiones homicidas”, dijo.
Tras escuchar a las partes, el Juzgado de Garantía de Curicó fundamentó la prisión preventiva del acusado por la gravedad asignada a un homicidio, al carácter del delito que es quitar el bien más preciado a una persona: la vida, además de haber tenido tiempo para haber evitado su actuar tan violento y con las consecuencias fatales que tuvo.