Identidad que traspasa sus fronteras

0
3272
Uno de los lugares icónicos de la “Ciudad de las Tortas” es el cerro Carlos Condell.

Curicó cumple 280 años. Quisimos hacer el ejercicio de llegar a algunos consensos respecto a lo que “caracteriza” a Curicó, para lo cual conversamos con historiadores y con personas “marcadas a fuego” con la ciudad.

CURICÓ. Hoy 9 de octubre, la ciudad de Curicó cumple 280 años de existencia. En tal contexto quisimos hacer el ejercicio de llegar a algunos consensos respecto a lo que “caracteriza” a dicho comuna, identidad que traspasa sus fronteras, rasgos que permiten distinguirla de otras. Aquello puede estar reflejado en lugares, personas, instituciones, hechos históricos, actividades y un largo etc.

CARACTERÍSTICAS
De manera somera, claramente a Curicó la conocen por sus vinos, por sus tortas, por el ciclismo, por el rodeo, por Curicó Unido (y una larga lista de futbolistas), por su hermosa y distintiva Plaza de Armas, por su cerro enclavado en pleno corazón de la ciudad (Carlos Condell), por solo dar algunos ejemplos. Como medio de comunicación, diario La Prensa también ha trascendido en el tiempo, siendo un testigo privilegiado de su evolución como urbe. El grueso de tales características fueron confirmadas por el historiador Enrique Muñoz, actual director de la sede Curicó de la Universidad Católica del Maule (UCM). “Como curicano, como una persona que ama esta tierra en la que nací, cuando me preguntan qué es lo que caracteriza a Curicó, la respuesta implica varias miradas, en varias perspectivas”, nos indica de entrada. “A lo largo de Chile, se habla de Curicó como la ‘Ciudad de las Tortas’, por la tradición de más de 120 años de las Tortas Montero. De hecho, los medios de comunicación cuando se refieren al club de fútbol Provincial Curicó Unido hablan de los torteros”, dijo. “Otro ámbito que caracteriza a Curicó es el ciclismo. Se dice que Curicó es la ‘Capital del Ciclismo de Chile’. Aquello se refleja en destacados ciclistas que nuestra tierra ha aportado al país, algunos de ellos han ganado la Vuelta a Chile y también han sido seleccionados nacionales, han participado en los Juegos Panamericanos y en otras competencias en otros lugares del mundo. En lo más cotidiano, esto lo podemos comprobar en los caminos rurales. Observamos a decenas de ciclistas entrenando con sus indumentarias deportivas características”, subrayó. Y prosigue Muñoz: “No hay que olvidar también el rodeo. Curicó ha tenido destacados exponentes que varias veces han ganado el Champion de Chile”.

“Curicó, Donde Nadie es Forastero” es una de la frases que por años ha estado ligada a dicha tierra.

VINOS
“Cuando se habla de Curicó, ya sea dentro e incluso fuera del país, también surge con fuerza la imagen de una tierra de buenos vinos. Aquello se verifica porque algunas de las principales viñas del país tienen sus viñedos y su producción acá en el Valle de Curicó. No es menor que la Vendimia de Chile, la Vendimia de Curicó hace que Curicó sea muy conocido. Junto al vino, hay algo característico que es la calidad de las frutas. Curicó tierra de buenas frutas”, acota Muñoz. “Por el lado más interno, más íntimo, pero también que ya es nacional, hay lugares que son reconocidos, como la Plaza de Armas, por sus palmeras, el quiosco cívico, su pileta central, las esculturas y demás espacios, es algo característico de Curicó. De hecho, para nosotros es la Plaza de Armas más linda de Chile”, recalca.

Los vinos del Valle de Curicó cruzan las fronteras de nuestro país, recorriendo el mundo.

CERRO CONDELL
“Un espacio natural de larga data es el cerro isla Carlos Condell, el ahora Parque Cerro Carlos Condell, que tiene un valor geológico y patrimonial que es conocido a lo largo de Chile, la ciudad que tiene al medio un cerro isla. Por eso cada año, miles de personas subimos al cerro a pasear, a andar en bicicleta, otros a hacer un asado, una once, a elevar volantines especialmente en septiembre o contemplar los hermosos atardeceres”, señala.

ALAMEDA
En los últimos años, dijo Enrique Muñoz, también se está haciendo conocida la Alameda de Curicó por ser el lugar que alberga la fiesta de Cazuelas y Caldillos, además de la Fiesta de la Chilenidad. “Uno podría también añadir a todos los elementos que estamos agregando la Procesión de la Virgen del Carmen, que convoca a miles de personas todos los años y también ponen a Curicó a nivel nacional”, dijo

IDENTIDAD
Podríamos seguir rescatando elementos de la identidad curicana, la identidad de los barrios y también la identidad de aquellas personas que han hecho que Curicó sea conocido a nivel nacional. Por ejemplo, dentro de los últimos casos está el del conductor de televisión, Francisco Saavedra, a quien “la gente lo asocia con Curicó”. “Como historiador curicano, me parece relevante poder rescatar estos elementos para las presentes y futuras generaciones y es una oportunidad también para sentirnos parte de una historia y un patrimonio”, cerró.

El historiador Enrique Muñoz es el actual director de la sede Curicó de la Universidad Católica del Maule (UCM).

IMPORTANCIA HISTÓRICA
La abogada e historiadora curicana María Antonieta Rojas también quiso compartir su visión respecto al citado tema. “Si bien comparto ese Curicó ciclista, corazón vitivinícola de Chile, para mí Curicó tiene una importancia histórica relevante. Por ejemplo, el batallón Curicó -que se encontró formado por mil 200 curicanos- que participaron en importantes batallas de la Guerra del Pacífico, como las batallas de Chorrillos y Miraflores que permitieron posteriormente llegar a Lima. De ese batallón es nuestro héroe Luis Cruz Martínez y Julio Montt Salamanca, ambos héroes de la Concepción. Curicó también está presente en la filatelia: ya que con ocasión del aniversario 250 de la fundación de la ciudad se imprimió por Casa de Moneda un sello alusivo. Curicó también es peregrino y devoto a la Virgen del Carmen”, enfatiza.

SE ENTRELAZAN
También conversamos con la señora Alicia Salazar, quien este año lanzó su libro denominado “Reminiscencias de Curicó”. A sus 91 años, años nos cuenta que para ella “Curicó lo ha sido todo. Me ha inspirado, amo mi ciudad, fue mi cuna y va a ser mi tumba. Aquí formé mi familia y siempre la voy a llevar en mis pensamientos y donde yo ando, estoy destacando mi ciudad”. La señora Alicia agrega que la historia de Curicó y su historia en lo personal “se entrelazan”. “Aquí es bien recibido el forastero, somos acogedores, una ciudad que se ha ido remozando con el tiempo. De la ciudad que yo conocí cuando niña, ahora ya no queda nada. Por efecto del tiempo y de todos los terremotos que ha habido ya todo el casco histórico ya se ha perdido”, dijo. “Y últimamente lo que más deploro es que ya no quedan comerciantes curicanos, porque todo se lo han adueñado los chinos con sus negocios. El último que se terminó que fue la casa Paillard en diciembre del año pasado”, recalcó.

PATRIMONIO VIVO
El 2015 se llevó a cabo una campaña denominada “Soy de Curicó”, la que a través de una serie de personas buscó reforzar los valores ligados a la “Tierra de Agua Negra”. El ahora retirado fotógrafo de la Plaza de Armas Curicó, Juan Hevia; quien fue la dueña del restaurante Colo Colo ubicado en Romeral, María Raquel Orellana (fallecida a principios del año en curso); la clásica vendedora de cuchuflís del centro de Curicó, Edelmira Reyes; la profesora de equitación hace más de 22 años en el club La Tropilla, Consuelo Márquez; el boxeador y excampeón nacional, Daniel “Curicó” Canales; y el cantante y compositor, Adrián “Chirigua” González fueron parte de dicha iniciativa. Precisamente, con el último de ellos, quien fue 2017 fue condecorado como “Patrimonio Vivo” de Curicó, conversamos respecto a lo que a su juicio va de la mano con la identidad de dicha urbe. “Yo amo esta ciudad. Si hablamos de cosas materiales, lo que produce, es decir, el vino, las tortas. Si hablamos de lo espiritual, es la bondad de su gente, aquí como dice el eslogan ‘Nadie es Forastero’, además es una ciudad abierta a todos, como dice el alcalde (Javier Muñoz). Tenemos mucho de que enorgullecernos”, dijo “Chirigua” González. “Yo también destacaría el crecimiento cultural que ha tenido Curicó, que es enorme, y eso se debe a las agrupaciones culturales que hay, especialmente a la Agrupación Cultural de la Municipalidad”, agregó. En lo personal, recalca el rescate que llevó a cabo del corrido “Himno de Curicó” de Abelardo “Lalo” Silva. Por último, González nos adelanta una sorpresa que se estrenará: Silvia Verdugo escribió el también denominado “Himno de Curicó”, texto con el que en 1996 ganó un concurso. Pues dicho trabajo “Chirigua” lo musicalizó.

El 2017, el músico y compositor Adrián “Chirigua” González fue condecorado como “Patrimonio Vivo” de Curicó.